Protección Contra La Acción Química Del Suelo

Proteccion Contra La Accion Quimica Del Suelo
Al hablar sobre la humedad en la construcción hay que tener en cuenta la protección contra la acción química del suelo.

No solo conviene proteger el edificio contra la humedad del suelo entre sí, sino también contra la acción química del mismo o de las aguas subterráneas….

  • En primer lugar son afectados de corrosión los metales enterrados en el suelo, problema particularmente importante para las canalizaciones.
  • Es un fenómeno que generalmente se produce por electrólisis y exige por lo tanto la presencia, en la superficie del metal enterrado, de agua conteniendo sales o gas disuelto.
  • Se produce una corriente entre metal y solución que provoca la corrosión.

No parece haber gran diferencia entre los metales férricos, incluso entre los no férricos, en cuanto a la resistencia a la corrosión subterránea y no existe metal o aleación e poco coste que resista convenientemente.

Por lo que hay que recurrir a técnicas especiales de corrosión:

  • Embebiendo en un hormigón impermeables.
  • Con revestimientos especiales que nunca serán tan eficaces como para la protección atmosférica. Se elegirán preferentemente revestimientos bituminosos.
  • Por protección catódica, que consiste en conectar una corriente continua al tubo que se desea proteger, por una parte, y una toma de tierra, por otra, con lo que se evitan las corrientes electrolíticas.

Los mismos procedimientos pueden emplearse en la protección de tuberías en balastos corrosivos (escorias de mala calidad) o en hormigones atravesados por corrientes parásitas.

# La acción de las aguas subterráneas sobre piedra, ladrillos u hormigones tienen por causas, ante todo, la presencia de sulfatos solubles (principalmente sulfatos de magnesia, calcio, sodio o potasio), que producen ligeras eflorescencias en los ladrillos de calidad normal y en los hormigones compactos o de cemento sulfo-resistentes.

# Esta acción de los sulfatos es particularmente patente en los suelos arcillosos o ácidos, o en la capa acuosa en contacto con las rocas sulfatadas o desagues industriales sulfurosos. La vegetación favorece la acción de estos sulfatos al aumentar la acidez.

Las aguas subterráneas pueden ir cargadas de productos ácidos susceptibles de atacar el hormigón, especialmente en ciertas zonas industriales.

Desde luego el hormigón de cemento Portland es atacado por gran número de aguas subterráneas, llamadas agresivas, que no solamente son aguas ácidas propiamente dichas, sino también aguas dulces, aguas de torbera, aguas procedentes de nieve o hielo fundido, aguas selenitosas, aguas magnésicas, etc.

En todos estos casos conviene utilizar en el hormigón cementos especiales, aluminosos, etc.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Protección Contra La Acción Química Del Suelo”

Antonio Fernández

Sobre Antonio Fernández

En EDEFER estamos especializados en la gestión y ejecución de obras de reformas integrales de vivienda, rehabilitaciones, adecuaciones de locales comerciales, implantacion de oficinas y actuaciones de todo tipo en comunidades de vecinos. Inspección Técnica de Edificios (ITE). Certificados de Eficiencia Energética