Nociones Sobre La Piedra Para Construcción

Piedra-para-Construccion
En la piedra para construcción, es muy difícil tratar este punto y no hacer en una amplia lista similar a la de los famosos “Reyes Godos”. Por ello voy a ser muy breve y desde luego lo más gráfico posible.

En geología se define como “roca” a toda sustancia mineral que forma parte de la masa terrestre. En construcción utilizamos “piedra” para definir el concepto que engloba a toda roca apta para su empleo en dicho quehacer.

En las piedras para construcción xisten tres grandes grupos de rocas

Recordemos que en la piedra para construcción existen tres grandes grupos de rocas: ígneas, sedimentarias y metamórficas.

1.- Las IGNEAS son aquellas rocas procedentes de magmas fundidos que han estado más o menos tiempo en estado vítreo o pastoso, y que se han enfriado a cierta distancia de la superficie y por tanto sometida a cierta presión.

La estructura interna de la piedra para construcción es una consecuencia de si el enfriamiento hasta la solidificación, se ha logrado de forma rápida o lenta, de si se ha producido de una sola vez o en distintas etapas y de a qué profundidad ha tenido lugar.

Las rocas ígneas las podemos subdividir en:

– Graníticas: enfriadas en una sola etapa

– Pórfidos: enfriadas en varias etapas

– Volcánicas: enfriadas rápidamente y en la superficie

Una pequeña pausa en la clasificación nos hará este estudio menos costoso. Digamos que el granito es una piedra que se utiliza muy tarde en la edificación, por el hecho de ser excesivamente duro y con ello, muy difícil de trabajar.

Su uso ha estado relegado, por esta razón, a piezas sometidas a fuertes desgastes (abrasión) adoquines y encintados (bordillos), aun cuando se utilizó en fustes de columnas románicas.

Como propiedades de las rocas ígneas podemos señalar: son compactas, pesadas, duras, admiten el pulimento y resisten a los agentes patógenos. Hoy, dado los medios de corte de que se disponen se pueden comercializar (los granitos) en espesores propios de solados y aplacados.

2.- Las rocas SEDIMENTARIAS son las que podríamos llamar propiamente “piedras de edificación”. Su formación responde a un proceso en el que ha habido una fase de disgregación o erosión de la roca origen, un transporte de productos por aire o agua, un depósito o sedimentación y una consolidación mecánica, física e incluso química.

En estas piedras aglomeradas, puede distinguirse fácilmente el aglomerante o mortero del árido aglomerado. La calidad e incluso el color de este mortero va a fijar la definición e esta roca.

Estas piedras se han utilizado siempre en la edificación y se dividen también en tres grandes grupos:

– Areniscas: porosa, piedra de sillería.

– Dolomías: más pesada y dura que las calizas.

– Calizas: formadas fundamentalmente por carbonato cálcico.

Las areniscas están formadas por arenas gruesas (granos de cuarzo) unidos por un cemento que puede ser blanco, amarillo claro, gris, ocre, marrón, rojizo, etc., en función de que sea caolínico, silíceo, arcilloso, ferruginoso, etc.

Esta piedra puede tomar valores muy variados en el campo de la resistencia a la compresión. La grauwaca pertenece a este grupo y se ha usado para adoquines.

En general se dejan labrar e incluso tallar, son más blandas cuanto más húmedas y son más fáciles de trabajar recién extraídas en cantera que una vez que han perdido humedad en contacto con el aire, es decir, endurecen con la edad.

Las calizas son piedras sedimentarias cuya característica principal es el alto contenido de carbonato cálcico. Son muy empleadas en construcción, tanto en sillería como en mampostería, así como en aplacados ya que se puede cortar en placas. Se distinguen de otras por la efervescencia que produce al ser tratada con ácidos fuertes. Es blanda, admite el pulimentado y es fácilmente fisurable.

Las dolomías se conocen también por “calizas magnésicas” porque junto al carbonato cálcico contienen gran cantidad de carbonato magnésico, son más duras que las calizas y toman colores desde el blanco al crema, pasando por el amarillo pardo.

3.- Las METAMÓRFICAS son aquellas eruptivas  sedimentarias que por la acción tardía de fuertes presiones, temperaturas extremas o movimientos, han sufrido modificaciones en su estructura.

De entre las rocas de este tipo que tienen su origen en las ígneas o eruptivas, tenemos:

– El GNEIS, que es un granito metamorfoseado

– La SERPENTINA, que es la roca originada a partir del Olivino

– Las PIZARRAS, que son el resultado de la metamorfosis de una roca arcillosa sedimentaria.

– Los MÁRMOLES, que son transformaciones de las calizas y las dolomíticas.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Nociones Sobre La Piedra Para Construcción”

Antonio Fernández

Sobre Antonio Fernández

En EDEFER estamos especializados en la gestión y ejecución de obras de reformas integrales de vivienda, rehabilitaciones, adecuaciones de locales comerciales, implantacion de oficinas y actuaciones de todo tipo en comunidades de vecinos. Inspección Técnica de Edificios (ITE). Certificados de Eficiencia Energética