Efectos De La Humedad En La Construcción

efectos_de_la_humedad_en_la_construccionParece lógico, dentro de los efectos de la humedad en la construcción, que una de las maneras de evitar la humedad consista en eludir el empleo de agua en las mismas.

En efecto, es a lo que se tiende en los sistemas de construcción con elementos prefabricados. En ellos se confeccionan las distintas piezas con material perfectamente seco y se montan en la obra en seco.

Esto sucede en las casas prefabricadas de acero y en los edificios de esqueleto de hacer recubierto de aluminio, maderas sintéticas, aglomerados de corcho, etc.

Tanto en la preparación en tales elementos como en su montaje no entra una sola gota de agua, con lo que se elimina indudablemente uno de los orígenes de las humedades en los edificios, el agua de la propia construcción.

Pero en los países de poca potencia industrial, y aún en los industrialmente muy avanzados, prevalece todavía la construcción tradicional sobre la prefabricación, es decir, se siguen con los clásicos aparejos de piedras y aglomerantes en los que el agua es elemento indispensable.

  • Todos los morteros se amasan con agua.
  • Las piedras contienen agua de cantera.
  • Gravas y arenas necesitan lavados previos.
  • Toda la obra cocida tiene que colocarse mojada
  • Los hormigonados necesitan riego para su fraguado

De manera que resulta inevitable que el edificio quede bastante húmedo al terminar su tarea el albañil.

Por ejemplo, se calcula que un metro cúbico de fábrica de ladrillo terminado contiene entre 130 y 230 litros de agua.

Secado natural

No hay más remedio que dejar que la obra se seque bien antes de proceder a los acabados.

Para favorecer el secado y acortar la duración de la obra, se procura generalmente terminar la estructura antes del verano y dejarla secar en los meses más cálidos.

Sin embargo la evaporación suele durar años enteros cuando se emplean materiales tales como el hormigón compacto o muros porosos revestidos de revocos impermeables.

En el caso en que una sola cara se impermeabilice, la evaporación tendrá efecto por la otra. Tal evaporación puede convertirse fácilmente en fuente de eflorescencia.

Un caso particular de secado en la obra es el de productos orgánicos….

  • Se sabe que debe evitarse el empleo de madera demasiado húmeda (peligro de putrefacción), pero no suelen tomarse suficientes precauciones para conseguir una madera del grado de sequedad requerida.
  • En todo caso resulta inadmisible recubrir las maderas de pinturas o impregnaciones, más o menos impermeables, si no se les ha extraído antes todo exceso de humedad.
  • Por ello recomiendo que, cuando se coloquen los marcos de puertas y ventanas en obra antes de construirse los muros, se pinten únicamente las superficies de madera que han de estar en contacto con la obra, dejando sin pintar las otras dos caras de las maderas del marco.

Cifras comparativas de secado

El secado de un material depende en alto grado de las condiciones climáticas del lugar (temperatura, humedad, presión, velocidad del viento), y al mismo tiempo de la contextura del material y, particularmente, de sus poros que conducen la humedad a la superficie de evaporación.

  • Los materiales con poros de mayor diámetro (ladrillo, cal) se secan rápidamente.
  • Los materiales de estructura fina, en cambio (morteros de cemento, madera), tardan mucho en perder el agua.

Las cavidades más importantes o las fisuras (células de hormigón celular, fisuras de retracción), aceleran el secado.

Además hay que tener en cuenta el exceso de agua a evaporar, que varía según los materiales empleados y que pueden rebasar los 200 litros de agua por metro cúbico de fábrica de ladrillo, así como el espesor del muro, siendo la duración del secado sensiblemente proporcional al cuadrado de este espesor.

Pero un muro homogéneo de espesor ”e”, puede admitirse como duración del secado el valor:

T=s x e2

Donde e es el espesor en centímetros, T la duración del secado en días y s un coeficiente característico del material del muro.

Secado artificial

No siempre puede acomodarse la marcha de la obra al ritmo de las estaciones.

Por lo regular hay que prescindir del tiempo independizándose de sus inclemencias….

  • En estos casos se procura el secado de la obra por medio de una buena ventilación a base de fuertes corrientes de aire o empleando estufas.
  • Se observarán todas las precauciones que obligan las reglas de la buena construcción, como cubrir la obra durante la noche con sacos, cuando hay que temer a las heladas.
  • También se recomienda también el empleo de aditivos al hormigón para acelerar su fraguado (por ejemplo cloruro cálcico en un 1 por 100 del peso del cemento).

Las duraciones del secado pueden resultar evidentemente muy largas, especialmente en los países húmedos en donde la evaporación es más lenta. Por eso, por ejemplo en Holanda y Dinamarca, se procura acelerar el proceso mediante procedimientos particulares, esencialmente térmicos.

La temperatura juego efectivamente un papel muy importante. Cuanto más alta temperatura se alcance, el rendimiento de de las estufas, por ejemplo, será mejor.

Desde luego es preferible secar las fábricas de ladrillo y carpintería antes de proceder a los enyesados y pintados que hacen la evaporación más dificultosa. El secado artificial puede efectuarse en dos o tres días, aunque es inútil un secado perfecto.

También el procedimiento electro-osmótico permite un secado acelerado mediante condiciones relativamente simples de utilización.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Aspectos De La Humedad En La Construcción”

Antonio Fernández

Sobre Antonio Fernández

En EDEFER estamos especializados en la gestión y ejecución de obras de reformas integrales de vivienda, rehabilitaciones, adecuaciones de locales comerciales, implantacion de oficinas y actuaciones de todo tipo en comunidades de vecinos. Inspección Técnica de Edificios (ITE). Certificados de Eficiencia Energética