Consideraciones Sobre El Estado De Ruina De Un Edificio

Estado-de-ruina-de-un-edificioLas perturbaciones estáticas dan origen a lesiones en la edificación que pueden llegar a afectar a su propia estabilidad y solidez, desembocando en el denominado estado de ruina de un edificio, que en su grado más avanzado puede ocasionar la inhabitabilidad del inmueble por peligro de derrumbamiento.

Dentro del estado de ruina de un edificio cabe considerar tres situaciones:

a.- Ruina incipiente. Corresponde a la aparición de los primeros síntomas de ruina fácilmente reparables, pero que, de no hacerlo, su progresivo avance lo transformaría en ruina propiamente dicha.

b.- Ruina propiamente dicha. Es la caracterizada normalmente por costes más importantes en la reparación y por necesitar precauciones especiales para llevarla a cabo, tales como apeos, desalojo de ocupantes,…Como algo característico se nota la resistencia de puertas y ventanas al abrir o cerrar.

c.- Ruina inminente. Es aquella en que es de prever que en muy breve plazo se produce el colapso y sobrevenga el derrumbamiento, por lo que se considera que es inoperante y antieconómica su reparación, ofreciendo como única alternativa posible su desalojo inmediato y posterior demolición.

En el estado de ruina de un edificio, la situación de ruina inminente puede aparecer a continuación de las anteriores situaciones, como culminación de un proceso que se inició en la ruina incipiente; pero también puede darse de forma súbita, si ha habido circunstancias exteriores que lo han propinado, como puede ser la demolición de una finca colindante o un socavón, entre otras.

¿Cuáles son las causas del deterioro de los edificios?

Hay muchas razones por las que se deteriora un edificio, muchos de ellos tienen que ver simplemente con la exposición de los elementos.

Dependiendo de cómo esté construido un edificio, la exposición a la intemperie con el tiempo se presta menos y el deterioro es progresivo si no se realiza un correcto y regular mantenimiento.

La corrosión del hormigón

Muchos edificios modernos creados durante el siglo 20 se hicieron a partir de hormigón, y en los últimos años, el deterioro del hormigón ha comenzado.

La principal razón del deterioro de hormigón es la corrosión. Hay dos categorías principales en la corrosión del hormigón: la corrosión general por carbonatación y la corrosión por ataque de los iones de cloruro.

La carbonatación se produce por la exposición de las estructuras durante largos períodos de tiempo y que causan el agrietamiento del hormigón. La exposición a iones de cloruro a partir de la infiltración del agua al hormigón puede causar la corrosión por deterioro del mismo.

La cristalización de la sal

La cristalización de la sal es una razón común por la que los edificios de piedra sufren el deterioro.

La cristalización de sales tiende a afectar a las piedras porosas. Lo normal es que la sal entra en la piedra por el aire y en los poros, donde se cristaliza a continuación. Esto hace que la piedra se deteriore, y desprende un polvo fino.

La sal es a menudo el resultado de la mezcla de contaminantes del aire y de la piedra. También puede provenir de aguas subterráneas, de la espuma del mar, de productos químicos de limpieza,…

Daños de Escarcha

Otro elemento que puede conducir al deterioro son las heladas. Los edificios de piedra en zonas donde están expuestos a temperaturas muy bajas, así como la precipitación son susceptibles a este daño. Daña las piedras heladas con poros pequeños, más que a los que tienen los poros más grandes.

Crecimiento Microbiológico

No siempre el tiempo que afecta el deterioro de un edificio. A veces, la vida misma tiene un peaje en un edificio, dependiendo de la zona donde que fue construido y el tipo de material utilizado en la construcción.

Las plantas y las raíces de las plantas, hiedra, aves y microorganismos son bien conocidos y ayudan a la desintegración de los edificios.

Los microorganismos, incluyendo bacterias, hongos y algas, causan el mayor daño, ya que atacan al carbonato y los minerales de silicato con ácidos y otros productos químicos. Estos minerales se encuentran en ciertos tipos de piedra.

Conclusiones

La mayoría de los edificios de hoy en día se construyen de hormigón armado. Aunque este material requiere un bajo mantenimiento en comparación con otros materiales de construcción comunes y consigue la máxima duración de su vida útil más allá de su vida de diseño estimado de 60 años.

Entre las diversas causas de deterioro de los edificios, la humedad es la causa más frecuente y más dañina. Por lo tanto si conseguimos mantener el edificio en seco, podremos aumentar la vida útil máxima de ese edificio.

La reparación y mantenimiento de edificios requiere la supervisión con personas con experiencia para asegurar que el trabajo se lleva a cabo a una satisfactoria. Todas las reparaciones y el mantenimiento deben ser registrados, fotografiados y documentados para el futuro mantenimiento de los edificios.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Consideraciones Sobre El Estado De Ruina De Un Edificio”

Antonio Fernández

Sobre Antonio Fernández

En EDEFER estamos especializados en la gestión y ejecución de obras de reformas integrales de vivienda, rehabilitaciones, adecuaciones de locales comerciales, implantacion de oficinas y actuaciones de todo tipo en comunidades de vecinos. Inspección Técnica de Edificios (ITE). Certificados de Eficiencia Energética