Causas Que Producen El Deterioro En Las Piedras De Construcción – Parte2

Causas-que-producen-el-deterioro-en-las-piedras2
El deterioro en las piedras de construcción desde el punto de vista químico lo vimos en el anterior capítulo.

Parte 1: Los relacionados con los fenómenos químicos

Parte 2: Los relacionados con los fenómenos físicos, biológicos y humanos.

En este nuevo artículo hablaré desde la consideración de los fenómenos físicos, biológicos y humanos.

Fenómenos físicos que producen el deterioro en las piedras de construcción

1.- El agua.

El agua azotada por el viento y sobre todo si es portadora de arena (próximo a las playas) contribuye a la erosión, pero previamente y por acción química ha ejercido una acción de disgregación sobre el material que ahora erosiona.

–> En las latitudes donde la temperatura baja considerablemente, el agua que ha siso absorbida por la piedra, pasa al estado sólido por heladicidad e introduce un incremento de volumen que se puede estimar del orden dl 9%.

–> Esto ocasiona unas presiones de estadillo en la estructura interna de la piedra, con la consiguiente destrucción y disgregación de la misma.

–> Como humedad ascendente arrastra, actuando como vehículo, las sales solubles del suelo y que más tarde acumula en la horizontal de la ascensión máxima. Estas sales cristalizan en la superficie e incluso en el interior del muro, ocasionado su destrucción y la de sus revestimientos.

–> Después de un día caluroso, puede aparecer de inmediato una precipitación lluviosa que produce un enfriamiento brusco y superficial con las consecuencias que se producen con la temperatura.

–> Las rocas o piedras areniscas arcillosas por la acción de sus constituyentes colodiales, sufren un entumecimiento o aumento de volumen al ser humedecidas. Al desaparecer la fuente que origina la humedad, aquellas tenderán a su volumen inicial, perdiendo el agua a una velocidad que es función de la presión a que se encuentren cargadas y de la temperatura.

En cualquier caso, estas alteraciones de humedad, de forma periódica, introducen modificaciones estructurales en el material, no solo por las deformaciones que lleva consigo el cambio de volumen sino también por la acción disolvente del agua.

La piedra así maltratada, es fácilmente erosionable en un futuro más o menos próximo.

2.- La temperatura

La acción térmica es la siguiente variable en importancia, dentro de los fenómenos físicos, en su efecto perjudicial hacia la piedra de construcción. Debo decir que solo tiene efecto nocivo directo en los climas extremos.

–> Las verdaderas alteraciones se producen por los cambios u oscilaciones térmicas (salto térmico) bruscas.

–> En general, las piedras tienen gran inercia térmica o lo que es lo mismo, bajo ceficiente de transmisión.

–> Este hecho que en principio puede parecernos beneficioso, no lo es tanto en las regiones donde el sol se mantiene abiertamente y donde la temperatura de la cara exterior del elemento es alta y en el que la parte o cara inferior continúa fría. En esta situación, las dilataciones son totalmente incompatibles en los estratos de profundidad.

–> La temperatura es, en este sentido, gradiencial, pudiendo ser la dilatación unitaria en la superficie externa del orden de 2,5×10-5 y en la interior del orden de 10-5.

El fenómeno se agrava en los lugares en que los días son calurosos y las noches frías.

–> En nuestras latitudes son muchas las zonas en que el salto térmico día/noche alcanza el valor de los 60ºC o 70ºC.

–> Durante el anochecer la cara exterior del muro se enfría rápidamente, en tanto que la parte interna lo hace muy lentamente.

Con lo expuesto hasta aquí…

…es fácil comprender, que las continuas inversiones en el gradiente de deformación por dilatación térmica hagan fisurarse o microfisurarse al elemento en los planos internos paralelos a los paramentos.

–> Esta patología se agrava en las cornisas, canes y elementos saledizos, con mayor superficie exterior de calentamiento.

–> Por otro lado estas dilataciones pueden estar coartadas por los elementos vecinos que también han sufrido el mismo fenómeno, lo cual puede hacer saltar las aristas en contacto.

Como ejemplo, véanse las cornisas y cintas pétreas que fácilmente presentan sus extremos redondeados.

– Estas microfisuras a que nos hemos referido constituyen una puerta fácil a la penetración del agua y facilitan la disgregación y caída de trozos de cornisas. La superficie de rotura presenta, posteriormente, una estructura fácilmente erosionable.

– No me he referido y no lo voy a hacer a las altas temperaturas ocasionadas por los incendios, por ser complejo este estudio, pero sí diré que el cuarzo por encima de los 550ºC sufre una recristalización que produce su propia destrucción.

– Bajo las altas temperaturas desarrolladas en un incendio, hasta las rocas más estables a este fenómeno (microgránudas) son sensibles y alterables. Por ello es muy complejo conocer el estado en que ha quedado una piedra después de soportar un incendio.

Otros fenómenos que debemos conocer son:

– El hecho de que la temperatura aumenta, generalmente, la velocidad de las reacciones químicas.

– Los mármoles se alabean fácilmente de forma irreversible y con fisuras externas e internas.

– Las heladas hace que el agua al pasar a hielo, aumente de volumen y actúe como cuña en el interior de la piedra. Son más vulnerables a esta patología las piedras porosas (areniscas, arcillosas y aglomerados posoros).

3.- Efectos mecánicos

No podemos dejar de enumerar la acción mecánica entre los fenómenos físicos, pero digamos que calculado el elemento bajo las hipótesis y solicitaciones correctas, el material pétreo falla con el tiempo por el envejecimiento o cambio de propiedades del mismo y esto es debido a las causas que estudiamos en los distintos puntos de su patología.

–> Sí conviene señalar las situaciones en que los elementos de cornisas y saledizos son rotos por los golpes humanos o de piezas que estuvieron situadas por encima de él.

Fenómenos biológicos y de polución que producen el deterioro de la piedra

Atendemos con este enunciado a los organismos vivos, microorganismos o bacterias, organismos superiores o plantas y a los animales (insectos y aves) y sus residuos y excrementos, que de forma directa o tras ocasionar un proceso químico acarrean la destrucción de la piedra, en nuestro caso, y de los revestimientos en general.

–> Se estiman en millones las bacterias que habitan en algunos gramos o porción pequeña de casi todas las rocas.

–> Unas son peligrosas y otras no modifican en absoluto la estructura pétrea.

Entre las que podemos considerar patógenas existen las que no precisan la luz aras u acción.

–> De ellas las hay que atacan al hierro, extrayéndolo de los olivinos o rocas que lo poseen (ferrobacilos).

–> Otras requieren nitrógeno como fluente de vida (nitrificantes) o de reducidos del azufre (thiobacilos). Las más abundantes o frecuentes son las que precisan del carbono, el cual retiran del anhídrido carbónico (CO2).

Muchas de estas bacterias participan activamente en las reacciones y aceleran el deterioro en las piedras de construcción y la corrosión de la piedra, transformando los sulfuros en sulfatos ya que tienen acción oxidante.

Entre las plantas...

– También tenemos aquí una gran variedad de ellas que se aferran a os muros (líquenes, hongos y trepadoras) como la hiedra, que perturban reteniendo humedad o introduciendo sus raíces que engordan y actúan como cuñas de presión en su interior.

En relación con los animales…

– Diré que las aves que anidan en nuetros edificios y las palomas que alegran nuestros monumentos, están depositando fuertes cargas de azufre y organismos en descomposición (amoníacos), que vehiculados por el agua, son introducidos y depositados próximos a la superficie, destruyendo la estructura mineral de las rocas.

El factor humano de alteración

Voy a hacer una llamada a la conciencia en las formas en que el hombre puede estar dañando de una manera consciente o inconsciente a nuestro patrimonio.

–> Las consecuencias destructoras de sus actuaciones y las formas de alteración van desde el terrorismo o los arañados por escritura de nombres de parejas que visitan los monumentos y que de forma irresponsable alteran la superficie y abren una puerta para la acción degradante. Los incendios son daños irreversibles.

–> Entre todas las expuestas quizás no haya ninguna forma de actuación tan grave como la no actuación de un gobierno por conservar su patrimonio o las actuaciones equivocadas o desafortunadas de unos restauradores que desprecian la historia e ignoran la construcción como ciencia.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Causas Del Deterioro De La Piedra De Construcción – Parte2”

Antonio Fernández

Sobre Antonio Fernández

En EDEFER estamos especializados en la gestión y ejecución de obras de reformas integrales de vivienda, rehabilitaciones, adecuaciones de locales comerciales, implantacion de oficinas y actuaciones de todo tipo en comunidades de vecinos. Inspección Técnica de Edificios (ITE). Certificados de Eficiencia Energética