Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos

Dilatacion-Por-Humedad-En-ObraEl ladrillo cerámico experimenta una dilatación con el agua (dilatación por humedad de obra) que se emplea durante la puesta en obra.

Naturalmente en un frente de fábrica se acusará en algún punto el efecto de la dilatación conjunta de todas las piezas.

Esta situación puede darse tanto en los muros de carga como en los cerramientos de fábrica colocados sobre estructura de fábrica y de hormigón.

  • La dilatación por humedad de obra, en frentes de ladrillo cerámico, se evidencia más en la parte baja de los paños, justo encima de la barrera antihumedad o en la base de los paños sobre estructura metálica o de hormigón.
  • Si el tamaño del paramento de la fábrica es pequeño o su movimiento no está coartado, se acusará la dilatación en las esquinas éste es de gran longitud o está embebido entre soportes de estructura se producirá un abombamiento del centro de la pared hacia su cara externa.
  • Cuando el esfuerzo de dilatación alcanza la carga de rotura aparecen entonces las grietas causadas por éste fenómeno, siguiendo una trayectoria recta vertical, más ancha en la base que en la parte superior.

En casos extremos puede alcanzar toda la altura libre del paramento e incluso las grietas pueden aparecer antes de terminar la obra.

Estas fisuras, rectas y verticales, tanto las que se producen en el centro de un paño como la de las esquinas, rompiendo los ladrillos en hiladas alternadas, además de tener su origen en la dilatación por humedad en ocasiones lo tienen conjuntamente con las variaciones dimensionales térmicas.

En los retranqueos de fachadas puede aparecer la grieta en la cara exterior de la esquina, pero la pared que forma el retranqueo ha podido sufrir a su vez un pequeño giro rompiéndose en la línea que forma el rincón.

En este caso la grieta se manifestará en la cara interior y no será visible en caso de haber cámara de aire tras el muro. Esta situación singular habrá de tenerse presente al observar esta clase de fisura.

El origen de estas grietas por dilatación se debe a la propia naturaleza del ladrillo y al intervalo entre cocción y puesta en obra.

El ladrillo tiene una dilatación irreversible a la salida del horno, que sigue durante años, aunque la mayor parte tiene lugar en los tres primeros meses.

Si la puesta en obra se realiza en pocos días, es fácil deducir que aún le queda al ladrillo una importante expansión que desarrollar.

Por otra parte, el ladrillo de arcilla, como muchos materiales porosos de construcción, aumenta de dimensión en el incremento de contenido en agua, con variaciones en general imperceptibles, pero con efectos a veces importantes.

La absorción, incluso en forma de vapor de agua puede llevar a una dilatación permanente de elevada cuantía, produciendo las fisuraciones descritas.

La dilatación puede ir asociada a efectos térmicos. En este sentido la recuperación de la posición primitiva por enfriamiento es poco factible debido a la reducida resistencia a tracción del ladrillo.

Daños causados por humedad del terreno

Un caso típico es el que afecta a la barrera antihumedad en el muro, que puede perder su eficacia si está rebasada en altura por tierra amontonada en el exterior, que acumulará el agua de lluvia o absorberá humedad del terreno, transmitiéndola al ladrillo y aparecerán humedades en el interior.

Cuando hay cámara de aire los restos de obra que hayan podido quedar depositadas en el interior de ésta harán de transmisores de humedades al interior, tanto de las procedentes del terreno como las de lluvia, perdiendo igualmente su eficacia las barreras antihumedad.

Respecto a las naturalezas de ciertos ladrillos, en general la presencia de una excesiva cantidad de agua en un edificio es responsable del mayor número de defectos a su vez de deterioros de los materiales.

En el caso del ladrillo, sus características favorecen la retención de agua durante u período de tiempo aceptable.

Si el ladrillo tiene sulfatos solubles de sodio, magnesio o calcio, en su composición, ejercen una acción química con la humedad sobre el cemento portland, produciendo un aumento considerable de volumen en los morteros, dilatándolos, fragmentándolos y originando grietas originales en una o varias hiladas, junto con signos de disgregación de los mismos.

La dilatación puede llegar a un cm. Por cada metro de altura del paramento, haciendo aumentar la altura del edificio.

Para que se produzca esta acción es necesaria abundante aportación de agua, es decir, zonas de fábrica que reúnan estas características: antepechos (agua que resbala bajo los mismos), zonas no soleadas o cerramientos de jardín.

En revoques gruesos, con fisuras con retroacción, la fisura deja pasar agua al ladrillo y si éste tiene sales se producirá igualmente el efecto descrito.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos”

Lesiones En Cerramiento De Ladrillo

Lesiones-En-Cerramiento-De-LadrilloLa fábrica de ladrillo se emplea de forma habitual como cerramiento de ladrillo en la estructura de hormigón o acero.

Se diferenciarán las lesiones originadas en el proceso de construcción y primera etapa de la vida del edificio, de aquellas que se producen a lo largo del tiempo, ya que las primeras suelen revestir menos gravedad y son de tratamiento más fácil que la segunda.

Retracciones que se producen en el ladrillo silico-calcáreo y en bloques de hormigón

Tanto el ladrillo de sílice como el hormigón fresco sufren una retracción en el fraguado y endurecido, que se acusa en los elementos construidos en ellos en el período inicial de vida del edificio.

Aparecen fisuras que en parte son inevitables y son consecuencia de las fuerzas internas que se generan durante el proceso de secado del agua de obra.

Generalmente esta fisuración es superficial, tiene fácil reparación y a la larga no origina defectos graves.

Como acción complementaria, el CO2 del aire produce una carbonatación de los productos porosos del cemento Portland, originando una contracción que se muestra en fisuras cuya magnitud varía por la acción del antedicho proceso de secado.

En su forma de manifestarse aparecen grietas en las franjas verticales entre ventanas en paños de ladrillo o bloques de hormigón y pueden ser verticales rompiendo los ladrillos alternos, verticales siguiendo las juntas en forma dentado, o diagonales escalonadas.

Además de la contracción individual de cada ladrillo o bloque, en los que la magnitud del fenómeno es mayor con materiales nuevos, contribuye a la fisuración y a la forma de ésta el tipo de mortero empleado.

  • Con mortero pobre la contracción individual no se transmite y aparecen finas grietas alrededor de cada ladrillo.
  • Si el mortero es rico se producirá una grieta vertical contorneando las piezas.
  • Si el mortero es muy rico, como la contracción no será individual ni independiente, se romperán piezas para formar una línea vertical.

Las grietas se producirán pocas semanas después de la construcción y aumentan durante dos o tres años, siendo el mayor crecimiento durante el primer año.

Su anchura puede variar e incluso llegar a cerrarse, dependiendo del tiempo según sea seco, caluroso o húmedo.

Este movimiento que hace que las grietas se adapten a los cambios de tiempo se ha de prever para el material de relleno y tapado cuando se lleven a cabo los trabajos de reparación, pues ha de evitarse que las grietas puedan constituir, con el paso del tiempo, vías de penetración de humedades y hongos al interior del edificio.

En definitiva, los paños en los que aparecen estas fisuras están creando unas juntas de dilatación naturales, y las molestias que origina este problema pueden preverse de antemano haciendo juntas de dilatación adecuadas y teniendo en cuenta tanto la naturaleza del ladrillo como el tipo de mortero.

Retracción originada en elementos estructurales de hormigón

Ahora veremos las fisuras que tienen su origen en la estructura de hormigón en los casos en que la fábrica actúa como cerramiento.

El hormigón de soportes, jácenas y vigas, experimenta una retracción durante su fraguado y endurecimiento, cuyo resultado es una contracción dimensional que aumenta, en el caso de los pilares, con la entrada en carga.

Este proceso de retracciones típico de las construcciones de hormigón cuya puesta en obra se realiza en otoño, debido a la influencia estacional.

Un hormigón puesto en primavera desarrolla esfuerzos de tracción debidos a la retracción, y esfuerzos de compresión a consecuencia del calor creciente, compensándose esas fuerzas en parte.

En cambio, un hormigón puesto en otoño desarrolla los esfuerzos de tracción causados por la retracción y esfuerzos de tracción debidos al progresivo enfriamiento, sumándose ambas fuerzas.

En piezas prefabricadas el comportamiento es parecido pues, aunque hayan sido endurecidas por tratamiento al vapor, sigue habiendo retracción después del montaje.

El resultado de estos movimientos es que los paños de fábrica de ladrillo colocados entre elementos horizontales y verticales de estructura, acusan deterioros y roturas al estar sujetos a fuerzas de compresión.

El fenómeno es más evidente en sentido vertical, con pandeos del cerramiento y roturas en los bordes, aunque también se pueden producir abombados en sentido horizontal.

Una de las causas que contribuyen a estos deterioros es la colocación del cerramiento demasiado ajustado y retacado entre los elementos de hormigón, pero no es la más importante y decisiva.

Donde realmente tiene su origen es en la dilatación por efecto de la humedad de puesta en obra, si se emplea ladrillo cerámico, del propio cerramiento, y en la retracción del hormigón.

El ritmo rápido con el que actualmente se lleva a cabo la construcción de los edificios posibilitan el que antes de que la estructura haya sufrido toda su retracción y se haya asentado, estén ya los cerramientos colocados.

En este aspecto es importante el tiempo transcurrido entre la construcción de una parte de la estructura y la colocación del cerramiento, pues el peligro de daño aumenta si se rebaja este intervalo de tiempo, y es mayor si el ladrillo tiene un alto coeficiente de dilatación, irreversible por humedad.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Lesiones En Cerramiento De Ladrillo”

Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura

Interacciones-fabricas-de-ladrillo-y-estructuraTanto para soportar su propio peso, como para absorber los diversos esfuerzos a que se ve sometido un edificio, las fábricas de ladrillo ha de trabajar conjuntamente con otros elementos estructurales, fundamentalmente forjados y cubiertas.

Estos ofrecen diferentes reacciones de respuesta ante los agentes habituales (lluvia, variaciones de temperatura, viento, sobrecargas accidentales), produciéndose movimientos que son de diferente naturaleza y magnitud en unos elementos estructurales que en otros.

Estos fenómenos producen una interacción mutua entre la fábrica de ladrillo y el resto de la estructura.

  • Unas veces la propia fábrica es la causante de estados patológicos en otros elementos.
  • Otras veces es a la inversa, es decir, que el lienzo de ladrillo acusa los movimientos originados en otro elemento estructural distinto.

Como este último caso es el más frecuente, las fisuras y lesiones observadas en los paños de ladrillo son un excelente medio para comenzar un estudio de los síntomas, con independencia de que su origen esté en otro elemento distinto de la estructura.

Por esta razón habrá que considerar tanto los muros de carga como los cerramientos

Las fábricas de ladrillo en función estructural

De las dos formas de trabajo consideradas para los paramentos de ladrillo (muro de carga o cerramiento), la primera de ellas lo es normalmente en combinación con tres tipos de forjados o cubiertas, atendiendo al material empleado para éstos últimos, como son:

  • Ladrillo con madera
  • Ladrillo con hierro
  • Ladrillo con hormigón

El trabajo asignado de forma primordial a los muros de fábrica, dispuestos como paños verticales, es el de soportar cargas para para transmitirlas a los cimientos.

Esto solo de por sí no impiden que sean sensibles a los esfuerzos laterales debidos a empujes, dilataciones y viento, en los que puede tener una parte activa en el diseño y la ejecución de esos elementos de hierro, madera y hormigón.

–> Interesante articulo sobre Patología de Fábrica de Ladrillo

En efecto, los movimientos de los forjados o cubiertas, debido a variaciones térmicas, pueden arruinar los muros, si éstos no reúnen características apropiadas para absorber dichos movimientos.

Igualmente pueden originarse lesiones con estructuras de madera podridas por la humedad donde la propia humedad puede transmitirse a los muros, iniciándose un proceso de debilitamiento progresivo.

Estas interacciones en conjunto serán las que dan origen a una parte de los casos patológicos.

La fábrica de ladrillo como cerramiento

Desprovista de su función de soportar cargas, la fábrica de ladrillo se emplea de forma habitual como cerramiento de estructura de hormigón o acero con una patología propia debida a esta forma de construcción.

  • En unos casos el paño de ladrillo detecta y acusa movimientos del entramado resistente
  • En otros casos es el propio paño el que sufre lesiones debidas a movimientos que son coartados por los elementos constructivos de la estructura.

Dicho de otro modo, se agrietan a causa de que los soportes o vigas de la estructura les impiden moverse con libertad.

En el primer caso, cuando una fisura en un cerramiento es un aviso de lesiones en la estructura, nos encontramos con una situación que tiene cierta trascendencia.

En el segundo caso, las lesiones son casi siempre de poca importancia, pero merecen detallarse por la frecuencia con que se presentan.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura”

El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural

Uso-del-Ladrillo-como-elemento-estructuralEl uso del ladrillo como estructura básica de un edificio es cada vez más restringido.

Ya prácticamente ninguna construcción de dimensiones medias se lleva a cabo en la actualidad con estos procedimientos, quedando limitados a edificaciones de pequeño volumen o elementos de una cierta singularidad arquitectónica.

Sin embargo, subsisten un considerable número de edificios con estructura de fábrica de ladrillo, o fábrica mixta de ladrillo y otros materiales.

Estos son el centro de atención en el estudio de las patologías de este tipo de fábricas.

En realidad, las situaciones patológicas no se presentan únicamente en edificios de una cierta antigüedad, que son las que normalmente llaman más la atención, sino también en los de reciente construcción.

Para delimitar el campo de exposición se considera la fábrica de ladrillo bajo una tipología estructural básica:

  • El lienzo vertical-plano o curvo, es decir, el muro resistente, ya que en este elemento constructivo es donde se manifiesta de forma más notoria la patología de las edificaciones de esta naturaleza.

Por extensión, se considera en este estudio los lienzos de ladrillo embebidos en otra estructura-hormigón o acero y utilizados como cerramientos, que presentan en determinados casos una patología propia de ellos.

  • La otra forma en que se encuentra la fábrica de ladrillo como estructura es en las bóvedas y cúpulas, donde los problemas más habituales son la producción de empujes sobre los elementos que la sustentan.

En cuanto a la naturaleza del ladrillo empleado en la ejecución de la fábrica, se tomará en consideración tanto el ladrillo cerámico de arcilla cocida como el ladrillo silíceo-calcáreo, con una mención breve sobre los muros hechos con bloques de hormigón prefabricados.

El ladrillo de arcilla, además de ser el más utilizado, es el que presenta una mayor variedad de problemas debido a sus diferentes modos de puesta en obra.

Por su parte, el ladrillo de sílice y los bloques de hormigón tienen una serie de determinados problemas comunes, de ahí la inclusión en este estudio de los bloques de hormigón, que originan situaciones patológicas propias, derivadas fundamentalmente de los fenómenos de retracción.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural”

Aspectos Sobre Patología De La Fábrica de Ladrillo

Aspectos-Sobre-Patologias-De-Las-Fabricas-de-Ladrillo
El estudio en patología de la edificación sabe que, en muchos casos, el establecer la sintomatología de una edificación enferma no es tarea fácil y puede llegar a costitir una autentica labor de rastreo.

Por ello las fábricas son tenidas como aliadas nuestras en el sentido que son muy sensibles y expresivas. Nos avisan no solo de sus propios defectos sino de las deformaciones y anomalías que pueden estar ocurriendo en la estructura que reviste.

En muchas ocasiones, no tenemos conocimiento de la existencia de la lesión hasta que ella encuentra un avanzado grado de deterioro, siendo entonces más difícil y costosa nuestra actuación.

El elemento deteriorado está profundo, la causa está posiblemente aún más lejos, pero la fábrica suele ser la primera que nos dice de la existencia de la situación patológica. En muchos casos la fábrica como elemento fisurable, es a nuestra ciencia, lo que la fiebre es a la medicina.

Sintomatología de las fábricas de ladrillos

Los signos mediante los cuales las fábricas nos manifiestan la existencia de una situación patológica que, en la mayoría de los casos, no hacen sino padecer las consecuencias de una causa exterior a ellas mismas, suelen ser:

– Grietas

– Fisuras

– Desconchados y reventones

– Aplastamientos

– Decoloraciones y eflorescencias

– Disgregaciones

– Erosiones

– Envejecimiento

– Descuelgue y abombamiento de los revestimientos

De estas causas la fisuración es el síntoma principal y quizás el primero que tratamos de encontrar en cuanto que nos acercamos a ellas con el fin de elaborar nuestro chequeo.

El grado de adherencia de los morteros a las piezas sólidas de las fábricas es tan variable y frecuentemente tan pobre, que la fisura en ella recorre un camino sinuoso dibujando perfectamente escalonamientos que responden a aristas de estas piezas sólidas.

La adherencia del mortero al ladrillo es función de muchas variables, unas perfectamente claras y otras menos claras, como pueden ser:

– Calidad del mortero, a través de sus componentes y proporciones de los mismos.

– Aditivos, tipo, calidad y proporción.

– Superficie del ladrillo o plaqueta en función de su densidad y porosidad.

– Grado de humedad del ladrillo en el momento en que se une o recibe al mortero.

Un ladrillo que está muy seco en ese momento, retira del mortero tanta agua que puede hacer que éste se quede en su superficie de contacto sin la imprescindible para ejercer su acción ligante, dotándolo de una gran facilidad a la disgregación y sin posibilidad de adherencia.

Un ladrillo excesivamente mojado, puede incorporar suficiente agua a la película superficial de mortero como para empobrecer su relación agua/cemento, retrasar el fraguado, dejar sin posibilidad de entrada en sus poros la pasta de cemento y por todo ello, empobrecer la adherencia.

–> Esta posible pobre adherencia unida a la facilidad de variación dimensional (dilatación) de las piezas cerámicas por acción de variaciones térmicas y, consecuentemente introducción de esfuerzos rasantes en la interfase mortero/ladrillo, explican este dibujo a que nos hemos referido antes con que se dibujan las fisuras en las fábricas.

–> Esta falta de adherencia se hace más notable en las llagas o juntas verticales, donde o existe una presión vertical impuesta por el propio peso de la fábrica y donde el agua del mortero se desplaza por chorreo en gravedad hacia el tendel.

He dedicado a la fisuración estas líneas por entender que eran lo suficientemente importante como para hacerlo y porque son ajenas a las propias causas que pueden producir las lesiones, dentro de la patología de la fábrica de ladrillo.

Para el resto de los síntomas serán expuestos a partir de los próximos artículos…

Causas que producen las lesiones en las fábricas

Podemos decir que empieza aquí la línea o parte central de nuestro trabajo.

Las causas que producen las lesiones en las obras de fábricas pueden ser, generalmente de tipo mecánico, físico, químico, e incluso encontramos algunos ataques de tipo biológico.

Dentro del primer grupo, donde encontramos un gran abanico de causas, hay que hacer una inmediata diferenciación entre fábricas portantes o resistentes, autoportantes y obras o elementos de obra de fábrica que no tienen ninguna función resistente.

Las razones u orígenes de las causas pueden encontrarse en su propia forma de trabajo o pueden hallarse en otros elementos cuyos comportamientos introducen deformaciones superiores a las que pueden absorber la fábrica.

En ese sentido, tenemos casos claros de tabiquerías rotas por deformación de una estructura de elementos lineales, flechas excesivas en forjado, fallos en el plano de apoyo de la cimentación, etc.

Por ello tendré en cuenta las lesiones partiendo de la función del elemento, capacidad del mismo frente a las solicitaciones y origen de la causa.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Aspectos Sobre Patología De La Fábrica de Ladrillo”

Juntas De Dilatación En Las Fábricas De Ladrillos

Juntas de dilatación en las fabricas de ladrilloAlgunas nociones sobre las junats de dilatación

Las juntas de dilatación se suelen dejar entre elementos constructivos con el objeto de consentir los movimientos de dilatación y contracción producidas por efectos térmicos. En este artículo haré referencia a las juntas de dilatación en las fábricas de ladrillo.

–> Con el fin de evitar en lo posible las lesiones que pueden derivarse de los movimientos longitudinales de las fábricas, impuestas por las acciones reológicas (retracción de los morteros, dilatación térmica, entumecimiento, etc.), éstas han de partirse o dividirse en zonas por medio de juntas de dilatación.

–> La distancia máxima a la cual han de situar estas juntas oscilará entre los 30 y los 40 metros, en función del tipo de mortero y de la zona climática de enclave de la edificación.

–> La variable de la dilatación de arcilla está dada como una constante modificada por el mortero y el clima. La distancia a la que nos hemos referido entre juntas de dilatación, se acercará la límite mayor en el caso de morteros flojos, pues por más elásticos dejan mayor libertad al ladrillo y a su vez corresponde ésta a los ambientes más estables o templados.

–> La menor distancia corresponde a los morteros más fuertes y a los climas más extremos y variables.

–> Las distancias o cifras antes citadas son recomendaciones según las normas vigentes pero en la práctica, recomiendan valores más bajos. Para el caso de las fábricas de ladrillo es conveniente marcar estos límites entre 25 y 30 metros.

–> En el caso de cercas de fábricas o muretes o elementos de cierres sin cubrir, estas juntas deben reducirse a la mitad de las distancias recomendadas.

–> La forma de estas juntas pueden ser normales al paramento (caso de cercas) o a media madera. En las situaciones en que se requiera estanqueidad frente a los agentes climáticos, éstas habrán de sellarse en toda su longitud con una masilla elástica-asfáltica (tiocol, butilo, etc.).

–> Las juntas de dilatación se deben situar en los quiebros de los edificios, a fin de recuperar una simetría geométrica y mecánica para así dotar a la edificación de un mejor comportamiento antisísmico.

–> El ancho de estas juntas debe quedar fijado por el cálculo, pero a nivel de recomendación práctica, debe oscilar entre un centímetro y medio y dos.

Otros tipos de juntas en las fábricas de ladrillo

Vamos a ver algunos tipos de juntas en las fábricas de ladrillo en función de su estado.

# Junta enrasada. Cuando el mortero asoma y no sobrepasa el plano del paramento.

# Matada superior. Bisel cuyo borde superior queda rehundido.

# Matada inferiormente. Bisel cuyo borde inferior queda rehundido (no es buena solución).

# Rehundida normal. El mortero queda en un plano paralelo e interior al del paramento.

# Rehundida a la media caña. El mortero forma un vaciado teórico.

# Salediza. El mortero presenta una almohadilla dejando el ladrillo en bajo relieva.

# Retundida. Se dice de la rehundida normal cuando ésta se deja más profunda para llenarla más tarde con otro tipo de mortero, normalmente de cal, para mejorar el aspecto estético y antihumedad de la fábrica.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Juntas De Dilatación En Las Fábricas De Ladrillos”

El Mortero En Las Fábricas De Ladrillos

El-Mortero-En-Las-Fabricas-De-Ladrillos
Debe entenderse el mortero en las fábricas de ladrillos como el aglomerante que sirve de unión o elemento de agarre de los ladrillos que las constituyen.

El mortero debe quedar especificado por su dosificación, plasticidad y resistencia.

Mortero en las fábricas de ladrillo que usamos en la práctica:

– Mortero de cemento (cemento y arena).

– Mortero bastardo (cemento, cal y arena).

– Pasta de cal (cal y arena).

– Pasta o mortero de yeso.

La plasticidad de los morteros juega un papel fundamental en el comportamiento de las fábricas y en los aspectos de su patología.

Digamos que la plasticidad de los morteros es función del porcentaje de cal y de finos en la arena. En un mortero bastardo este porcentaje debe moverse en torno al 18% y e un mortero de cemento en torno al 15%.

1.- Morteros de cemento

Tipos de mortero con sus dosificaciones:

M8…………… 1:12 (cemento: arena); resistencia: 8kg/cm2

M10…………. 1:10 (cemento: arena); resistencia: 10kg/cm2

M20…………. 1:8 (cemento: arena); resistencia: 8kg/cm2

M40…………. 1:6 (cemento: arena); resistencia: 40kg/cm2

M80…………. 1:4 (cemento: arena); resistencia: 80kg/cm2

M160……….. 1:3 (cemento: arena); resistencia: 160kg/cm2

Recomendaciones de uso

Los morteros M8, M10 y M20 son morteros flojos (plásticos) y se utilizan para agarre de elementos que pueden tener movimiento o facilidad de adaptación a posibles deformaciones (tejas, coronación de tabiquerías, etc.).

–> El M40 es el mortero de albañilería, para el recibido de ladrillos.

–> El M80 es un mortero resistente, para enfoscados, agarre en las fábricas, ladrillos macizos, etc.

–> El M160 es un mortero con demasiada retracción, no debe emplearse si no se va a ejecutar posteriormente un bruñido (enfoscados para bruñir, en arquetas, tanques, etc.).

Habrá que tener en cuenta que:

– En ningún caso el mortero usado en la fábrica de ladrillo debe tener resistencia menor a la mitad de la resistencia del ladrillo al que se une o agarra.

– La resistencia del mortero depende mucho del tipo de arena que se utilice, siendo los más resistentes los que se fabrican con arena de río, le siguen en este aspecto los fabricados con arena de miga y son los menos resistentes los que se obtienen con arena de mina.

– El tamaño máximo en la arena debe quedar limitado por un tercio del ancho del tendel de la fábrica.

– La granulometría de una arena para ser usada en morteros debe ser continua, no monogranular y sin ausencia de finos.

– El mortero usado debe responder a las siguientes pruebas: asiento en cono 17+/- 2 cms.; escurrimiento en mesa de sacudida 118+/- 7 cms.

2.- Morteros de cal y cemento (mortero bastardo)

La cal empleada en los morteros puede ser de dos clases y éstas a su vez pueden encontrar a distintos tipos o categorías.

-Las cales aéreas (tipos I y II). Endurecen únicamente al aire. Son cal viva en terrón, apagadas en balsa en la relación 2:1 (agua/cal) y se dejan reposar durante dos semanas. Más tarde se tamizan y se envasan en sacos o barriles.

-Las cales hidráulicas (tipos I, II, III). Son capaces de endurecer al aire y bajo el agua.

La designación de los morteros es la siguiente:

Cal aérea:

M10………. 1:2:12 (cemento/cal/arena); resistencia 10kg/cm2

M20………. 1:2:10 (cemento/cal/arena); resistencia 20kg/cm2

M40………. 1:1:7 (cemento/cal/arena); resistencia 40kg/cm2

M80………. 2:1:8 (cemento/cal/arena); resistencia 80kg/cm2

Cal hidráulica:

M20………. 1:3 (cal/arena); resistencia 20kg/cm2

El cemento utilizado en los morteros, tanto en morteros de cemento como en los de cal y cemento, deben ser el P-250 y no los de categorías superiores, dado que el problema principal de los morteros son las retracciones.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“El Mortero En Las Fábricas De Ladrillos”

Propiedades De Los Ladrillos En La Construcción

Propiedades-del-ladrillo-en-la-construccionEn el anterior artículo vimos algunos conceptos generales del ladrillo en la construcción relacionados con las dimensiones, resistencia,…En esta ocasión voy a continuar con ciertas propiedades de los ladrillos en la construcción que son importantes y que hay que tener en cuenta

Otras propiedades de los ladrillos en la construcción

P1.- Tolerancias dimensionales

Dado que en la práctica es poco probable que los fabricantes se ajusten a las dimensiones nominales especificadas en norma, se dará la tolerancia admisible en más o en menos referida al tamaño medio aceptado como muestra o patrón.

Esta tolerancia está dada respecto a la mayor dimensión y es función d ela calidad de ladrillo solicitada:

Calidad 1 ………………… +/- 2,5 mm

Calidad 2 ……………….. +/- 4,0 mm

Calidad 3 ……………….. +/-5,0 mm

P2.- Tolerancia de alabeos

La flecha en el centro o extremo de una arista o diagonal de cualquier cara del ladrillo no superará a los valores siguientes:

Calidad 1 ……………….. 2 mm

Calidad 2 ……………….. 3 mm

Calidad 3 ………………… 5 mm

P3.- Absorción, succión y heladicidad.

Los ensayos para determinar los coeficientes de absorción, succión y heladicidad, son complejos o al menos largos de describir en este momento. Diré que los distintos coeficientes se obtienen por diferencia de peso entre el ladrillo seco y saturado referido al peso seco.

– Se define la absorción como la capacidad de apropiación de agua por inmersión total en largo período de tiempo (una hora).

Succión es la capacidad de apropiación de agua por inmersión de la base (soga/tizón) hasta un nivel de 3 mm por encima de dicha cara de apoyo, durante corto período de tiempo (un minuto).

Heladicidad es la capacidad de mantener resistencia en los períodos de hielo y deshielo a que se refiere el ensayo y que se definen en UNE 7062.

La succión podemos entenderla como la acción capilar y podemos definir este concepto como la capacidad de absorción de agua por emersión de un material.

Esta atracción de agua de dicho material, parcialmente sumergido en la misma a fin de humedecer de él la parte que emerge del líquido, suele establecerse por medio de un ensayo de succión mediante el cual conocemos el valor específico de sus fuerzas capilares. La succión se mide como cantidad de agua absorbida en la unidad de tiempo.

–> Este ensayo suele realizarse de la forma siguiente:

# Se deseca el material al aire natural (libre), expuesto durante 20 días al viento seco el invierno o por exposición abierta durante el mismo espacio de tiempo en verano. En cualquier caso protegido de la intemperie.

# Sobre el material o el ladrillo así desecado se va depositando agua potable a temperatura ambiente, gota a gota, mediante pipeta y en fracciones de 0,5 cm3.

# Con la ayuda de un cronómetro se mide el tiempo, en segundos, empleado por el material en absorber el agua anteriormente depositada.

# El final de la absorción del agua por el material se conoce por la desaparición del aspecto brillante de la superficie mojada.

# Se considera que un material no tiene acción capilar activa cuando una gota e agua no es absorbida en un tiempo inferior a 3.600 segundos.

# Asimismo la duración del ensayo se fija en una hora, ya que un tiempo superior falsea los resultados, debido a la influencia e oras variables o efectos como por ejemplo la velocidad de evaporación del agua y del material, la menor succión por saturación, etc.

xBlueEs evidente que para obtener resultados más homogéneos y fiables, deberían fijarse condiciones ambientales más precisas como son la temperatura efectiva corregida, de la cual depende grandemente la velocidad de evaporación antes citada, la concentración de vapor del ambiente (humedad relativa, que influye en la presión de succión, etc.).

xBlueEn cualquier caso, el agua absorbida será la diferencia entre el agua depositada sobre el material, y el agua perdida por absorción. Esta última se cuantifica con al ayuda de un material no absorbente (vidrio, metal, etc.).

–> Otra manera de hacer el ensayo…

Es por inmersión de la base y consiste en reproducir en laboratorio le comportamiento de lo que sucede a los muros en su estado natural. Para ello:

# Se dispondrá para el ensayo de dos cubetas de idénticas características, colocando a ambas igual cantidad de agua.

# En una se colocará la probeta suspendida de un mecanismo puente, de forma que dicha probeta permanezca sin apoyar su base en la cubeta, un cuando la muestra ha de mantenerse inmersa durante todo el período de tiempo de la duración del ensayo.

# La otra cubeta tiene como finalidad corregir el error que pudiera introducir en el ensayo, la variable de evaporación del agua.

Mediante la experimentación que estamos describiendo, se trata de controlar las variables siguientes:

a) Gramos de agua absorbidos por el elemento ensayado en la unidad de tiempo, por unidad de superficie en contacto con el líquido.

b) Absorción de agua por la muestra expresada en tanto por ciento, en volumen o peso.

c) Distribución del grado de humedad en función de la altura de cada punto de la muestra respecto a la base de la misma.

P4.- Ensayo bajo presión.

Este ensayo puede ser realizado de diversas formas.

a.-El más común es el de construir un muro modelo (paño de fábrica) y someterlo a un riesgo que simule una lluvia, e impulsar este riesgo mediante un potente ventilador, a forma de agua-viento.

En este ensayo se controla el tiempo que tarda en aparecer una densidad fijada de manchas de agua en la cara posterior, a la vez que se puede sacar un testigo y medir el agua absorbida.

El ensayo aquí expuesto es eficaz desde el punto de establecer las condiciones apriorísticas con que ha de construirse un muro que proyectamos.

Desde el punto de vista de la patología es mucho más eficaz este otro ensayo…

b.- A fin de establecer la penetración de agua en los muros por acción del azote de lluvia con presión, se coloca un tubo manométrico, transparente, generalmente de vidrio, que se entesta a la superficie mediante una sustancia plástica no absorbente de agua (parafina), de forma que la sección del tubo queda íntimamente unida y comunicada con la cara del elemento a ensayar y si posibilidad de pérdida de agua por dicha unión.

xBlue En los ensayos de este tipo realizados por el Departamento de E.T.S de Arquitectura e Sevilla, se utiliza un tubo de vidrio graduado en milímetros, con graduación 0 cm en la parte superior y 12 cm coincidente con el eje del tramo horizontal.

xBlue El diámetro del tubo es constante y proporciona un área de 1 cm2. Se une el tubo al parámetro mediante una sustancia orgánica adherente, no absorbente (plastilina) y se fija con grapa niveladora que le mantiene sujeto y vertical.

xBlue Se llena de agua alcanzando esta columna la graduación 0 cm.

xBlue En estas condiciones tenemos una presión de 120 kg/cm2 sobre el parámetro que equivale, a partir de la fórmula J.E.Emswiller, a una velocidad de viento de 157 km/hora.

xBlue En el ensayo se controla el descenso de la columna, efectuando lecturas periódicas a fin de conocer no solo la cantidad de agua que penetra, sino de controlar también la velocidad a que esto sucede.

xBlue El agua lleva incorporado un colorante de naranja de metilo (cuatro gotas) para facilitar la lectura del descenso de la columna.

xBlue El ensayo no es conveniente ni necesario prolongarlo más allá de 20 ó 30 minutos, ya que el agua que penetra se reparte por el interior, habiendo que aparezcan variables difíciles de controlar como son el equilibrio por saturación, la acción capilar, la acción variable del viento, etc. Y que modifican las condiciones iniciales, aunque esto es una situación real.

Los resultados de estos ensayos son indicativos pero de un interés bastante considerable, ya que en estos casos no se necesita un dato preciso tanto como un dato indicativo de la poca o mucha permeabilidad del paramento.

P5.- Efloricidad

Es la capacidad de producir manchas en sus caras por expulsión de sus sales solubles. No solo afecta a la estética de las fábricas de labor vista, sino también a las que están revestidas, pues deterioran los enfoscados y las pinturas, donde terminan aflorando.

La consecuencia es que los morteros disminuyen su adherencia sobre la fábrica de ladrillo, que ya presentan eflorescencia antes de que se revistan.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Propiedades De Los Ladrillos En La Construcción”

Conceptos básicos sobre la fábrica de ladrillo

Conceptos-basicos-sobre-la-fabrica-de-ladrillo

¿Qué es la fábrica de ladrillo?

Se entiende por obra de fábrica de ladrillo, todo elemento constructivo obtenido por colocación ordenada de estas piezas ortoédricas, solapándose y apoyándose unos con otros, de acuerdo con unas determinadas leyes de traba.

Las dimensiones las vimos en el artículo conceptos generales sobre el ladrillo….

La forma en que estas piezas queden colocadas originarán los diferentes tipos de fábricas.

# De define como “tendel” a la junta continua de mortero en el sentido horizontal.

# Se llama “llaga” a la juna que separa verticalmente a dos ladrillos

# Recibe el nombre de “juntas” a ambas en conjunto.

# Cuando dos ladrillos contiguos convergen para formar elementos arqueados, el espacio o junta entre ellos se denomina “escopeta”.

# Se dice que los ladrillos están colocados a “restregón” cuando se asientan restregándolos sobre abundante torta de mortero hasta que rebose por sus bordes. Colocados apoyando su tabla, originan los muros y citaras (muro de medio pie de espesor).

# Se dice que los ladrillos están colocados “a sardinel” cuando se apoyan por su testa y su tabla es perpendicular al paramento del elemento constructivo. Normalmente se utilizan para formar dinteles, bordes de forjado, etc.

# Se dicen colocados “a panderete” cuando se apoyan por su testa o canto, presentando su tabla al paramento. Generalmente quedan así constituidos los tabiques.

# Colocados “a bofetón” se dice cuando están puestos a restregón sobre otro elemento constructivo, apoyando su tabla sobre el elemento soporte. Esto es lo que conocemos por forrado o emparchado.

# Los ladrillos que se sitúan sobre la misma horizontal y que se encuentran comprendidos por dos tendeles contiguos, se dice que forman una “hilada”.

El aparejo en la fábrica de ladrillo

Se denomina aparejo a la forma en que se combinan los ladrillos en su hilada y en relación con las hiladas próximas a fin de dotar a la fábrica de mejor resistencia y a su paramento de un determinado aspecto formal.

Hay una gran variedad de aparejos pero te diré que el aparejo de sogas y tizones (flamenco) es el mejor en cuanto a resistencias.

Muros y paredes de fábrica de ladrillo

Las razones por las cuales encontramos distintos tipos de muros y paredes de fábrica de ladrillo responden a las exigencias de resistencia, ligereza y economía. De esta forma nace otra amplia clasificación de la que expondré las más usuales.

Tipos de  muros y paredes….

1.- Muro aparejo

Es aquel en el su elaboración solo interviene una sola clase de ladrillo. El ladrillo empleado puede ser macizo, perforado o hueco en función de la resistencia a la compresión que aquél debe soportar.

– La traba se encomienda a su propio aparejo y por medio del único tipo de ladrillo empleado.

– Para fábricas resistentes se emplean normalmente el ladrillo macizo y el perforado.

– Su espesor es función de las cargas a soportar y pasa desde un pie o pie y medio hasta cuatro o cinco pies.

Hoy, desde el punto de vista de la economía no tiene sentido para de pie y medio a dos pies.

2.- Muro doblado

Es un muro de dos hojas. Cuando éstas se enlazan se hacen con un elemento perpendicular al paramento que se denomina llave.

Estas llaves pueden ser metálicas, de material plástico o un ladrillo a tizón. En este último caso, este ladrillo perpendicular al paramento se dice “colocado a perpiaño” o simplemente “perpiaño”. Cuando toda una hilada, o varias hiladas, se coloacn a perpiaño, estas se denominan verdugadas.

3.- Muro verdugado

Es el muro aparejado o doblado en el que, con el fin de trabar sus hojas, se colocan verdugadas (hiladas completas de perpiaños).

El caso más frecuente que encontramos en la práctica, es el muro portante de fachada de dos hojas de ladrillo gafa o hueco doble y que por no presentar huecos abiertos al agua exterior, se traban mediante ladrillos macizos.

El espacio entre dos verdugadas consecutivas se denomina “témpano”.

Se recomienda una verdugada, de dos o tres hiladas, cada seis o siete hiladas de témpano.

4.- Muros capuchinos

Es aquel que está formado por dos hojas con cámara intermedia y, normalmente enlazadas por llaves de ladrillos perpiaños. Se puede emplear como muro interior de carga.

Las hojas suelen ser citaras, tabicones y tabiques. Dese el punto de vista del aislamiento térmico y acústico no es buena solución.

5.- Citara

Muro de una hoja de medio pie de espesor o una fábrica construida con ladrillo colocado a soga.

En construcciones como poca entidad se puede utilizar como muro de carga y cerramiento simultáneamente para soportar cargas pequeñas y su altura debe ser también no más allá de una planta.

Normalmente forma parte del cerramiento de una vivienda (citara, cámara y tabique), o como partición entre viviendas, para cumplir niveles de aislamiento acústico.

6.- Tabiques

Fábrica de una hoja no portante cuyo fin principal es el de dividir un espacio y que, normalmente, se construye con el ladrillo hueco sencillo o hueco doble sencillo colocado a panderete.

Su espesor se mueve entre los 4 y 7 cms, dependiendo de los revestimientos.

7.- Tabicón

Es el tabique de un espesor que se aproxima a los 10 cms y que se puede construir con el ladrillo hueco doble o gafa, colocados presentando su tabla al paramento.

Dada la variabilidad del mismo se puede utilizar tanto para interior como para exterior, acelerando la construcción de su hogar sin perder calidad.

La colocación es dinámica y sencilla y se consigue una gran planeidad en la superficie de la pared para su revestimiento posterior.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Conceptos básicos sobre la fábrica de ladrillo”

Conceptos Generales Sobre El Ladrillo en La Construcción

Conceptos-Generales-Sobre-El-Ladrillo-en-La-Construccion
Durante los próximos artículos hablaré sobre el ladrillo en la construcción en todos los aspectos, relacionados con las dimensiones, tipos, características, esnsayos,…

El ladrillo en la construcción

¿Qué es el ladrillo?

Se denomina ladrillo a toda pieza, generalmente ortoédrica, fabricada por cocción, con arcilla o tierra arcillosa, a la cual con frecuencia se incorporan otras materias compatibles a fin de dotarla de otras propiedades de ligereza o estética.

–> El ladrillo, que como hemos dicho, ha soportado todas las arquitecturas por barrocas que ellas hayan sido, ha dado respuesta a los decorados exigidos por la arquitectura árabe y ha sobrevivido a su vez a todas las economías.

–> Desde el punto de vista de su resistencia mecánica ha satisfecho desde la escalera de arco rampante, hasta a construcción de edificios de ocho o diez plantas, pasando por las bóvedas tabicadas.

–> En relación con su aspecto estético, estimamos que es de todos conocida la existencia de edificios notables por su belleza compositiva que han tomado el ladrillo como indumentaria.

Sirva como ejemplo toda la arquitectura sevillana desarrollada en la Exposición Ibero-americana, que tan a mano tenemos.

Las dimensiones en el ladrillo

Las dimensiones siempre han tendido a estar en relación 1:2:4 (espesor, tizón, soga), de manera que: t=2e+1 y s=2t+1.

Encontramos así el ladrillo bávaro (6,5x14x29), el ladrillo Badén (6x13x27),…

Hoy los requerimientos de dimensión están recogidos en la norma FL-90 (anteriormente MV-201-1972 y la norma DIN-105), aunque es difícil encontrar que el fabricante se ajuste a norma y no a maquinaria.

Por otro lado, la no homogeneidad de la arcilla preparada y las diferencias de temperatura en los distintos puntos y momentos del horno, hacen que el producto final resulte con variaciones de medidas considerables entre los ladrillos de un mismo ladrillero.

Las dimensiones nominales de los ladrillos más un centímetro (junta) han de ajustarse a múltiples de 10/8=1,25 y responden a la tipificación dada por la serie: 50; 40; 30; 25; 20; 15; 12,5; 10; 7,5; 6,3; 5; 3,8; 2,5; apareciendo para el ladrillo la serie: 49; 39; 29; 24; 19; 14; 11,5; 9; 6,5; 5,3; 4; 2,8; 1,5.


Partes del LadrilloSoga (S)= k(10/8)-1

Tizón (t)=k´(10/8)-1

Grueso o espesor (e)=k´´(10/8)-1

Las dimensiones que normalmente encontramos en el mercado se acercan a:

  • Ladrillo macizo……… 23x11x5,2 cms y 23x11x4 cms
  • Ladrillo perforado.… 24×11,5×5 cms
  • Tocho catalán ………  29x14x4,4 cms y 29x14x9,5 cms
  • Silíceo-calcáreo ……  24×11,5×5,2 cms
  • Refractario …………   22x11x3 cm y 22x11x5,5 cm
  • Triple hueco ………    23x11x11 cm
  • Hueco doble ………     23x11x7 cm
  • Hueco sencillo ……     23x11x4 cm
  • Gafa …………………     23x11x5,5 cm
  • Rasilla …………………  25x12x2,8 cm

El ladrillo antiguo, de elaboración manual, adolecía de desigualdad de resistencia dada la no homogeneidad de resistencia del amasado y la irregularidad del grado de cocción; esto producía un gran desperdicio por rotura.

La perfección de fabricación actual (en el moldeo) lo hace mucho más homogéneo pero a su vez, el hecho de que sus paredes sean más lisas, lleva consigo una peor adherencia de los morteros de asiento y revestimientos.

Resistencia en los ladrillos

La resistencia a compresión de un ladrillo viene dada por el valor característico de la tensión aparente de rotura, aplicada en su tabla expresada en kg/cm2 y en ensayo realizado en la forma que se describe en la Norma UNE 7.059.

El ladrillo es un material de arcilla, conteniendo sílice, alúmina y pequeñas cantidades de otros materiales tales como óxidos metálicos, etc.

Su resistencia depende de muchos factores y por ello es muy variable.

La imposibilidad de igual calidad, en función de que la arcilla es distinta en cada zona, así como el proceso de fabricación, amasado, secado y cocción, hacen que no se puedan establecer unas especificaciones técnicas con al precisión de un acero o un cemento.

Se suele hablar más de la calidad de los ladrillos a través de sus cualidades estéticas que a través de la ponderación de sus especificaciones técnicas.

Su tensión de rotura es muy variable, hay ladrillos que soportan 300 kg/cm2 y otro de igual tipo, dimensión y de aspecto parecido, rompen por debajo de los 100 kg/cm2.

La tipificación de las resistencias, según la antigua MV-201 (ahora FL-90), son:

– Ladrillos macizos: 70; 100; 150; 200; 300 kg/cm2

– Ladrillos perforados: 100; 150; 200; 300 kg7cm2

– Ladrillos huecos: 30; 50; 70; 100; 150; 200 kg/cm2

Las resistencias mínimas, por debajo de las cuales deben ser rechazados, son:

– Ladrillo macizos: 70 kg/cm2

– Ladrillos perforados: 100 kg/cm2

– Ladrillos huecos: 30 kg/cm2

Las resistencias medias más normales son:

– Ladrillo macizos: 150 kg/cm2

– Ladrillos perforados: 150 kg/cm2

– Ladrillos huecos: 70 kg/cm2

Resistencia característica

Se denomina resistencia característica de una partida representada por una serie de “n” ladrillos (n>= 10), al resultado de multiplicar el valor n/2 por el valor de la suma de las resistencias de las n/2probetas de valores más bajos.

En el artículo siguiente comentaré algunas de las propiedades de los ladrillos……….

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Conceptos Generales Sobre El Ladrillo en La Construcción”