Lesiones Por Aplastamiento Y Corrosión En Un Edificio

Lesiones-Por-Aplastamiento-Y-Corrosion-En-Un-EdificioEn lesiones por aplastamiento y corrosión, saber diagnosticar correctamente una patología significa conocer bien la causa de la misma, para poder encontrar la mejor opción para su reparación.

Conocer de buena tinta las patologías ayuda a intentar que éstas no vuelvan a aparecer en futuras obras.

En nuestro caso hoy vamos a hablar de dos tipos de lesiones que se pueden producir durante la vida de un edificio, como son las lesiones por aplastamiento y corrosión.

Lesiones Por Aplastamiento Y Corrosión

1.- Lesiones por aplastamiento

Se produce el aplastamiento cuando a una fábrica de ladrillo se la somete a una carga mayor de la que es capaz de soportar, aumentando su esfuerzo de compresión.

Se manifiesta inicialmente con pequeñas grietas verticales, por rotura de las piezas del ladrilllo, finas y agrupadas en las partes bajas del edificio, las más cargadas, aunque también pueden aparecer ocasionalmente en zonas de altura media por efectos de aplastamientos locales.

Como síntomas complementarios se produce el acortamiento en vertical y el ensanchamiento, en forma de bombeo, a la mitad de la altura.

El aplastamiento tiene dos orígenes muy definidos:

  • Sobrecarga del edificio, por aumentar una planta en una finca ya construida, por ejemplo.
  • Por vejez de la construcción

Esta última suele ser la lesión típica de edificios con muchos años cuando el plano de asiento se mantiene estable, no hay cedimientos, pero los materiales, ladrillo y mortero, no son de buena calidad.

Las propias variaciones climáticas y la meteorización, asociada al paso de los años, produce un progresivo debilitamiento de los materiales, y cuando se agota la capacidad mecánica de los mismos, por falta de calidad o porque las condiciones de trabajo del muro eran muy ajustadas desde el principio, sobreviene el aplastamiento con desmoronamiento de los morteros y de las piezas.

Hay que tener en cuenta que la durabilidad de los materiales disminuye si están a merced de los agentes atmosféricos, unos por la erosión y otros por cambios químicos, en un proceso que es siempre lento.

Esta es una relación de las más peligrosas que existen, puesto que en realidad las roturas de los ladrillos mediante múltiples grietas normales a las caras comprimidas, significan un colapso de las piezas, que son en definitiva una predicción visible de un posterior colapso del elemento constructivo o del propio edificio.

2.- Lesiones por corrosión

La presencia de elementos metálicos en las fábricas de ladrillo, fundamentalmente las entregas de viguetas de acero, llaves de atado y anclajes diversos, producen lesiones localizadas en las que se combina la acción química con los efectos metálicos.

Las reacciones que implican oxidación del hierro con alteraciones químicas en el interior de los materiales, originan grietas cuando los productos de las reacciones ocupan un volumen sustancialmente distinto al volumen inicial.

El incremento volumétrico se libera por medio de la rotura del material afectado.

Se produce la corrosión, por ejemplo, en los anclajes metálicos de fábricas de ladrillo de dos hojas o fábricas en cámara, cuando se toman con morteros de escorias o árido de cenizas, debido a la conversión de los sulfuros de la ceniza en sulfatos y también con morteros de cemento, cal y arena si hay suficientes sales agresivas, sobre todo cloruro de calcio.

Contribuye a la corrosión el que las llaves estén en contacto con la humedad por períodos prolongados o que el galvanizado sea de mala calidad.

La dilatación que se produce en la parte corroída produce grietas en la junta horizontal de la hoja exterior, apareciendo primero en los anclajes, después en toda la hilada y posteriormente en el interior.

En tal situación, las grietas facilitan la entrada de agua aumentando la posibilidad de corrosión y debilitando la estabilidad de la pared.

Se facilita igualmente el proceso de corrosión del hierro o del acero dulce embebido en la fábrica, cuando se dan condiciones de baja alcalinidad o ligera acidez.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Lesiones Por Aplastamiento Y Corrosión En Un Edificio”

Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos

Dilatacion-Por-Humedad-En-ObraEl ladrillo cerámico experimenta una dilatación con el agua (dilatación por humedad de obra) que se emplea durante la puesta en obra.

Naturalmente en un frente de fábrica se acusará en algún punto el efecto de la dilatación conjunta de todas las piezas.

Esta situación puede darse tanto en los muros de carga como en los cerramientos de fábrica colocados sobre estructura de fábrica y de hormigón.

  • La dilatación por humedad de obra, en frentes de ladrillo cerámico, se evidencia más en la parte baja de los paños, justo encima de la barrera antihumedad o en la base de los paños sobre estructura metálica o de hormigón.
  • Si el tamaño del paramento de la fábrica es pequeño o su movimiento no está coartado, se acusará la dilatación en las esquinas éste es de gran longitud o está embebido entre soportes de estructura se producirá un abombamiento del centro de la pared hacia su cara externa.
  • Cuando el esfuerzo de dilatación alcanza la carga de rotura aparecen entonces las grietas causadas por éste fenómeno, siguiendo una trayectoria recta vertical, más ancha en la base que en la parte superior.

En casos extremos puede alcanzar toda la altura libre del paramento e incluso las grietas pueden aparecer antes de terminar la obra.

Estas fisuras, rectas y verticales, tanto las que se producen en el centro de un paño como la de las esquinas, rompiendo los ladrillos en hiladas alternadas, además de tener su origen en la dilatación por humedad en ocasiones lo tienen conjuntamente con las variaciones dimensionales térmicas.

En los retranqueos de fachadas puede aparecer la grieta en la cara exterior de la esquina, pero la pared que forma el retranqueo ha podido sufrir a su vez un pequeño giro rompiéndose en la línea que forma el rincón.

En este caso la grieta se manifestará en la cara interior y no será visible en caso de haber cámara de aire tras el muro. Esta situación singular habrá de tenerse presente al observar esta clase de fisura.

El origen de estas grietas por dilatación se debe a la propia naturaleza del ladrillo y al intervalo entre cocción y puesta en obra.

El ladrillo tiene una dilatación irreversible a la salida del horno, que sigue durante años, aunque la mayor parte tiene lugar en los tres primeros meses.

Si la puesta en obra se realiza en pocos días, es fácil deducir que aún le queda al ladrillo una importante expansión que desarrollar.

Por otra parte, el ladrillo de arcilla, como muchos materiales porosos de construcción, aumenta de dimensión en el incremento de contenido en agua, con variaciones en general imperceptibles, pero con efectos a veces importantes.

La absorción, incluso en forma de vapor de agua puede llevar a una dilatación permanente de elevada cuantía, produciendo las fisuraciones descritas.

La dilatación puede ir asociada a efectos térmicos. En este sentido la recuperación de la posición primitiva por enfriamiento es poco factible debido a la reducida resistencia a tracción del ladrillo.

Daños causados por humedad del terreno

Un caso típico es el que afecta a la barrera antihumedad en el muro, que puede perder su eficacia si está rebasada en altura por tierra amontonada en el exterior, que acumulará el agua de lluvia o absorberá humedad del terreno, transmitiéndola al ladrillo y aparecerán humedades en el interior.

Cuando hay cámara de aire los restos de obra que hayan podido quedar depositadas en el interior de ésta harán de transmisores de humedades al interior, tanto de las procedentes del terreno como las de lluvia, perdiendo igualmente su eficacia las barreras antihumedad.

Respecto a las naturalezas de ciertos ladrillos, en general la presencia de una excesiva cantidad de agua en un edificio es responsable del mayor número de defectos a su vez de deterioros de los materiales.

En el caso del ladrillo, sus características favorecen la retención de agua durante u período de tiempo aceptable.

Si el ladrillo tiene sulfatos solubles de sodio, magnesio o calcio, en su composición, ejercen una acción química con la humedad sobre el cemento portland, produciendo un aumento considerable de volumen en los morteros, dilatándolos, fragmentándolos y originando grietas originales en una o varias hiladas, junto con signos de disgregación de los mismos.

La dilatación puede llegar a un cm. Por cada metro de altura del paramento, haciendo aumentar la altura del edificio.

Para que se produzca esta acción es necesaria abundante aportación de agua, es decir, zonas de fábrica que reúnan estas características: antepechos (agua que resbala bajo los mismos), zonas no soleadas o cerramientos de jardín.

En revoques gruesos, con fisuras con retroacción, la fisura deja pasar agua al ladrillo y si éste tiene sales se producirá igualmente el efecto descrito.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos”

Lesiones En Cerramiento De Ladrillo

Lesiones-En-Cerramiento-De-LadrilloLa fábrica de ladrillo se emplea de forma habitual como cerramiento de ladrillo en la estructura de hormigón o acero.

Se diferenciarán las lesiones originadas en el proceso de construcción y primera etapa de la vida del edificio, de aquellas que se producen a lo largo del tiempo, ya que las primeras suelen revestir menos gravedad y son de tratamiento más fácil que la segunda.

Retracciones que se producen en el ladrillo silico-calcáreo y en bloques de hormigón

Tanto el ladrillo de sílice como el hormigón fresco sufren una retracción en el fraguado y endurecido, que se acusa en los elementos construidos en ellos en el período inicial de vida del edificio.

Aparecen fisuras que en parte son inevitables y son consecuencia de las fuerzas internas que se generan durante el proceso de secado del agua de obra.

Generalmente esta fisuración es superficial, tiene fácil reparación y a la larga no origina defectos graves.

Como acción complementaria, el CO2 del aire produce una carbonatación de los productos porosos del cemento Portland, originando una contracción que se muestra en fisuras cuya magnitud varía por la acción del antedicho proceso de secado.

En su forma de manifestarse aparecen grietas en las franjas verticales entre ventanas en paños de ladrillo o bloques de hormigón y pueden ser verticales rompiendo los ladrillos alternos, verticales siguiendo las juntas en forma dentado, o diagonales escalonadas.

Además de la contracción individual de cada ladrillo o bloque, en los que la magnitud del fenómeno es mayor con materiales nuevos, contribuye a la fisuración y a la forma de ésta el tipo de mortero empleado.

  • Con mortero pobre la contracción individual no se transmite y aparecen finas grietas alrededor de cada ladrillo.
  • Si el mortero es rico se producirá una grieta vertical contorneando las piezas.
  • Si el mortero es muy rico, como la contracción no será individual ni independiente, se romperán piezas para formar una línea vertical.

Las grietas se producirán pocas semanas después de la construcción y aumentan durante dos o tres años, siendo el mayor crecimiento durante el primer año.

Su anchura puede variar e incluso llegar a cerrarse, dependiendo del tiempo según sea seco, caluroso o húmedo.

Este movimiento que hace que las grietas se adapten a los cambios de tiempo se ha de prever para el material de relleno y tapado cuando se lleven a cabo los trabajos de reparación, pues ha de evitarse que las grietas puedan constituir, con el paso del tiempo, vías de penetración de humedades y hongos al interior del edificio.

En definitiva, los paños en los que aparecen estas fisuras están creando unas juntas de dilatación naturales, y las molestias que origina este problema pueden preverse de antemano haciendo juntas de dilatación adecuadas y teniendo en cuenta tanto la naturaleza del ladrillo como el tipo de mortero.

Retracción originada en elementos estructurales de hormigón

Ahora veremos las fisuras que tienen su origen en la estructura de hormigón en los casos en que la fábrica actúa como cerramiento.

El hormigón de soportes, jácenas y vigas, experimenta una retracción durante su fraguado y endurecimiento, cuyo resultado es una contracción dimensional que aumenta, en el caso de los pilares, con la entrada en carga.

Este proceso de retracciones típico de las construcciones de hormigón cuya puesta en obra se realiza en otoño, debido a la influencia estacional.

Un hormigón puesto en primavera desarrolla esfuerzos de tracción debidos a la retracción, y esfuerzos de compresión a consecuencia del calor creciente, compensándose esas fuerzas en parte.

En cambio, un hormigón puesto en otoño desarrolla los esfuerzos de tracción causados por la retracción y esfuerzos de tracción debidos al progresivo enfriamiento, sumándose ambas fuerzas.

En piezas prefabricadas el comportamiento es parecido pues, aunque hayan sido endurecidas por tratamiento al vapor, sigue habiendo retracción después del montaje.

El resultado de estos movimientos es que los paños de fábrica de ladrillo colocados entre elementos horizontales y verticales de estructura, acusan deterioros y roturas al estar sujetos a fuerzas de compresión.

El fenómeno es más evidente en sentido vertical, con pandeos del cerramiento y roturas en los bordes, aunque también se pueden producir abombados en sentido horizontal.

Una de las causas que contribuyen a estos deterioros es la colocación del cerramiento demasiado ajustado y retacado entre los elementos de hormigón, pero no es la más importante y decisiva.

Donde realmente tiene su origen es en la dilatación por efecto de la humedad de puesta en obra, si se emplea ladrillo cerámico, del propio cerramiento, y en la retracción del hormigón.

El ritmo rápido con el que actualmente se lleva a cabo la construcción de los edificios posibilitan el que antes de que la estructura haya sufrido toda su retracción y se haya asentado, estén ya los cerramientos colocados.

En este aspecto es importante el tiempo transcurrido entre la construcción de una parte de la estructura y la colocación del cerramiento, pues el peligro de daño aumenta si se rebaja este intervalo de tiempo, y es mayor si el ladrillo tiene un alto coeficiente de dilatación, irreversible por humedad.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Lesiones En Cerramiento De Ladrillo”

Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura

Interacciones-fabricas-de-ladrillo-y-estructuraTanto para soportar su propio peso, como para absorber los diversos esfuerzos a que se ve sometido un edificio, las fábricas de ladrillo ha de trabajar conjuntamente con otros elementos estructurales, fundamentalmente forjados y cubiertas.

Estos ofrecen diferentes reacciones de respuesta ante los agentes habituales (lluvia, variaciones de temperatura, viento, sobrecargas accidentales), produciéndose movimientos que son de diferente naturaleza y magnitud en unos elementos estructurales que en otros.

Estos fenómenos producen una interacción mutua entre la fábrica de ladrillo y el resto de la estructura.

  • Unas veces la propia fábrica es la causante de estados patológicos en otros elementos.
  • Otras veces es a la inversa, es decir, que el lienzo de ladrillo acusa los movimientos originados en otro elemento estructural distinto.

Como este último caso es el más frecuente, las fisuras y lesiones observadas en los paños de ladrillo son un excelente medio para comenzar un estudio de los síntomas, con independencia de que su origen esté en otro elemento distinto de la estructura.

Por esta razón habrá que considerar tanto los muros de carga como los cerramientos

Las fábricas de ladrillo en función estructural

De las dos formas de trabajo consideradas para los paramentos de ladrillo (muro de carga o cerramiento), la primera de ellas lo es normalmente en combinación con tres tipos de forjados o cubiertas, atendiendo al material empleado para éstos últimos, como son:

  • Ladrillo con madera
  • Ladrillo con hierro
  • Ladrillo con hormigón

El trabajo asignado de forma primordial a los muros de fábrica, dispuestos como paños verticales, es el de soportar cargas para para transmitirlas a los cimientos.

Esto solo de por sí no impiden que sean sensibles a los esfuerzos laterales debidos a empujes, dilataciones y viento, en los que puede tener una parte activa en el diseño y la ejecución de esos elementos de hierro, madera y hormigón.

–> Interesante articulo sobre Patología de Fábrica de Ladrillo

En efecto, los movimientos de los forjados o cubiertas, debido a variaciones térmicas, pueden arruinar los muros, si éstos no reúnen características apropiadas para absorber dichos movimientos.

Igualmente pueden originarse lesiones con estructuras de madera podridas por la humedad donde la propia humedad puede transmitirse a los muros, iniciándose un proceso de debilitamiento progresivo.

Estas interacciones en conjunto serán las que dan origen a una parte de los casos patológicos.

La fábrica de ladrillo como cerramiento

Desprovista de su función de soportar cargas, la fábrica de ladrillo se emplea de forma habitual como cerramiento de estructura de hormigón o acero con una patología propia debida a esta forma de construcción.

  • En unos casos el paño de ladrillo detecta y acusa movimientos del entramado resistente
  • En otros casos es el propio paño el que sufre lesiones debidas a movimientos que son coartados por los elementos constructivos de la estructura.

Dicho de otro modo, se agrietan a causa de que los soportes o vigas de la estructura les impiden moverse con libertad.

En el primer caso, cuando una fisura en un cerramiento es un aviso de lesiones en la estructura, nos encontramos con una situación que tiene cierta trascendencia.

En el segundo caso, las lesiones son casi siempre de poca importancia, pero merecen detallarse por la frecuencia con que se presentan.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura”

El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural

Uso-del-Ladrillo-como-elemento-estructuralEl uso del ladrillo como estructura básica de un edificio es cada vez más restringido.

Ya prácticamente ninguna construcción de dimensiones medias se lleva a cabo en la actualidad con estos procedimientos, quedando limitados a edificaciones de pequeño volumen o elementos de una cierta singularidad arquitectónica.

Sin embargo, subsisten un considerable número de edificios con estructura de fábrica de ladrillo, o fábrica mixta de ladrillo y otros materiales.

Estos son el centro de atención en el estudio de las patologías de este tipo de fábricas.

En realidad, las situaciones patológicas no se presentan únicamente en edificios de una cierta antigüedad, que son las que normalmente llaman más la atención, sino también en los de reciente construcción.

Para delimitar el campo de exposición se considera la fábrica de ladrillo bajo una tipología estructural básica:

  • El lienzo vertical-plano o curvo, es decir, el muro resistente, ya que en este elemento constructivo es donde se manifiesta de forma más notoria la patología de las edificaciones de esta naturaleza.

Por extensión, se considera en este estudio los lienzos de ladrillo embebidos en otra estructura-hormigón o acero y utilizados como cerramientos, que presentan en determinados casos una patología propia de ellos.

  • La otra forma en que se encuentra la fábrica de ladrillo como estructura es en las bóvedas y cúpulas, donde los problemas más habituales son la producción de empujes sobre los elementos que la sustentan.

En cuanto a la naturaleza del ladrillo empleado en la ejecución de la fábrica, se tomará en consideración tanto el ladrillo cerámico de arcilla cocida como el ladrillo silíceo-calcáreo, con una mención breve sobre los muros hechos con bloques de hormigón prefabricados.

El ladrillo de arcilla, además de ser el más utilizado, es el que presenta una mayor variedad de problemas debido a sus diferentes modos de puesta en obra.

Por su parte, el ladrillo de sílice y los bloques de hormigón tienen una serie de determinados problemas comunes, de ahí la inclusión en este estudio de los bloques de hormigón, que originan situaciones patológicas propias, derivadas fundamentalmente de los fenómenos de retracción.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural”

Lesiones Por Corrosión Del Hierro En la Construcción

esiones-Por-Corrosion-Del-Hierro-En-la-Construccion
La corrosión del hierro es un proceso espontáneo de destrucción que tiene lugar cuando éste se encuentra en contacto con el medioambiente, convirtiéndose en óxidos y produciendo un continuo deterioro del mismo.

El teñido amarillento o rojizo característico de la herrumbre es una de las principales lesiones que producen el hierro y el acero embebidos en una construcción.

Además producen el ensanchamiento de las juntas de los ladrillos o roturas de estos en las inmediaciones de la zona donde están embebidos.

La corrosión del metal en la parte embebida puede causar la destrucción total de la fábrica de ladrillo.

Las manchas de color de herrumbre revelan a las claras las causas de la lesión. Si el ensanchamiento de juntas y rotura de ladrillos no van acompañadas de teñido de herrumbre, pueden confundirse con lesiones debidas a otras causas.

Bastará poner de manifiesto la pieza embebida y ver si ésta está corroída, para determinar si es la cusa de la lesión.

Causas y remedios de las lesiones por corrosión del hierro

1.- Causas:

  • La humedad de la fábrica y la del aire, simplemente provocan la corrosión del acero y del hierro no protegido, acelerándose la corrosión con la presencia de ácidos, sulfatos o cloruros que suelen contener el aire de las zonas industriales.
  • La corrosión provoca un aumento de volumen, causante de las lesiones.

2.- Remedios:

  • Se pondrá al descubierto la pieza de acero o de hierro corroída.
  • Se limpiará y pintará con anticorrosivo, seguido de una mano de pintura bituminosa. 
  • Se recubrirá con una densa capa de mortero de al menos 2 centímetros.
  • Finalmente se reconstruirá la parte de fábrica destruida.

Cuando la corrosión y expansión es insistente y motivada por anclajes de hierro o acero embebidos en el ladrillo, puede detenerse con un nuevo rejuntado.

La era de los plásticos parece va a traer a esta clase de reparaciones una notabilísima simplificación. Unas inyecciones practicadas a la grieta con un material líquido que se endurezca conservando cierta elasticidad han dado magníficos resultados y abren un nuevo campo a la aplicación de los plásticos en la construcción.

Ejemplo:

En los ferrocarriles se han practicado inyecciones con soluciones acuosas con un producto llamado Revertex, que es una concentración al 70% de látex natural.

Esta emulsión posee una fluidez parecida a la del agua.

Agregándole en proporción variable, a gusto del consumidor, un polvo deshidratante se obtiene un producto cuya viscosidad puede variar desde la del agua a la del mástic, y cuya rapidez de curado varía entre varias horas y unos minutos.

La reacción continua posteriormente y el producto obtenido a la postre viene a ser un caucho vulcanizado en frío, dentro de la grieta.

Hay ensayos que parecen indicar que los plásticos no son enemigos de los materiales de construcción usados hasta agora, sino muy al contrario, se presta a ayudarles y a tapar sus defectos.

Prevenciones:

Todo acero o hierro que deba embeberse en una fábrica de ladrillo deberá recubrirse totalmente con una capa de mortero denso, como por ejemplo un compuesto de una parte de cemento Portland por tres de arena.

Los hierros parcialmente embebidos deberán rodearse, al entrar en el ladrillo, de una mezcla bituminosa.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Lesiones Por Corrosión Del Hierro En la Construcción”

Lesiones En La Construcción Por Las Heladas

 lesiones_en_la_construccion_debidas_a_las_heladasLas lesiones en la construcción por las heladas pueden presentar las siguientes formas:

  • Pulverización de la superficie de ladrillos o piedras blandas.
  • Desmoronamiento de la superficie de las juntas.
  • Desconchados en ladrillos o piedras.
  • Desplazamientos del mortero del enfoscado o del rejuntado, si es más resistente que el empleado en la construcción.

Siendo las lesiones tan parecidas a las producidas por criptoflorescencias, habrá que diagnosticar por la eliminación de éstas y por deducción de observaciones del clima.

Solo en las construcciones empapadas en agua podrán provocar las heladas las lesiones reseñadas, por el aumento de volumen del agua al helarse. Por lo tanto en los sitios más húmedos deberán emplearse solo materiales de resistencia adecuada.

También las grietas de asiento pueden tener como causa la acción de las heladas, como se desprende de los casos siguientes:

1.- Grieta horizontal que aparece en la junta del ladrillo.

Siempre quedará visible en un muro de ladrillo, aunque su causa material pueden ser las heladas, en realidad es la imprevisión del constructor.

Si excavas la zanja y se mantiene abierta en los días fríos sin protección alguna, el hielo puede penetrar profundamente en el terreno. El suelo se encuentra helado debajo de la cimentación y al deshelarse disminuye de volumen y el muro le sigue como puede.

2.- Una obra que termina en crudo antes del invierno.

En este caso las heladas pueden atacar al mortero todavía húmedo. Las grietas que aparecen se podrían haber evitado simplemente cerrando el edificio colocando los vidrios en las ventanas o tapando los huecos provisionalmente con placas Tablex o productos similares.

3.- Grietas que aparecen en el sótano de un chalet.

Pueden ser consecuencia de las heladas. Si la obra queda interrumpida durante los días más fríos del invierno y se deja abierta a la interperie, aparecerán posibles grietas.

4.- Grietas que aparecen en los techos de una casa de pisos recién estrenados.

Pueden ser producidas por la poca profundidad de las cimentaciones, afectada primero por las heladas y posteriormente por el deshielo. Las grietas en el techo son la prolongación de las que habían aparecido en los muros motivados por lo anterior.

Precauciones a tomar:

  • Si las excavaciones para los cimientos de un edificio se efectúa antes del periodo frío y los trabajos de albañilería espera a que termine éste para comenzar, conviene un apisonado previo del fondo de las zanjas en evitación de hundimientos en el período de deshielo.
  • Si ya se han vertido los cimientos en las zanjas y se han elevado los muros de los sótanos, deberá protegerse la obra efectuada contra los fríos excesivos bien tapando los huecos, bien cubriendo lo ejecutado con paja, sobre todo las zanjas exteriores que queden al descubierto.
  • Nunca deberá protegerse la obra ejecutada por medio de montones de tierra, susceptible de helarse a su vez, sini mediante paja, ramas, sacos u otros materiales sencillos.

Remedios

  • Si las lesiones en la construcción por las heladas se extiendes por toda la fábrica, habrá que rehacer ésta.
  • Si sólo son pocos ladrillos o piedras los afectados, bastará sustituir estos por otros sanos y rejuntar de nuevo las juntas afectadas.

Prevenciones

  • La mejor prevención consistirá en aislar bien la construcción de humedades.
  • En aquellas partes expuestas inevitablemente a la humedad se emplearán materiales de alta resistencia.

Durante la construcción en invierno se tomarán las precauciones necesarias para evitar su acción. Como por ejemplo utilizar lanzallamas de gasolina para derretir el hielo que cubra las armaduras de estructuras a hormigonar.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Lesiones En La Construcción Por Las Heladas”

Criptoflorescencia En La Construcción

criptoflorescencia_en_la_construccionUna de las formas patológicas que se presenta en la construcción y a tener en cuenta es la criptoflorescencia.

La criptoflorescencia es el origen de grandes inconvenientes principalmente en los acabados y consiste en el desconchamiento de la superficie de las piedras, degradación de la parte vista de algunos ladrillos y, en las obras revestidas, en el desprendimiento parcial o total de éste.

Por lo tanto son diversos componentes los que incurren en la aparición de las criptoflorecencias, como el tipo de material, su constitución, la absorción de agua, tamaño de los poros del material, disolución, almacenaje de los materiales, humedad, evaporación y sales existentes en los morteros utilizados, exposición de los materiales a la humedad, ciclos hielo – deshielo (donde los hay o grandes cambios de temperaturas).

Se conocerá que los anteriores defectos son debidos a criptoflorescencias, en que las partes dañadas son siempre superficiales….

  • Desprendiendo la piedra desmoronada hasta llegar a la parte que permanece firme, se encontrarán vestigios de sales en forma de eflorescencias.
  • Igualmente aparecen eflorescencias debajo de revestimiento desprendido.
  • En cuanto a las fábricas de ladrillo, la degradación es también superficial, a veces en algún que otro ladrillo, y otras, en extensiones continuas más o menos grandes.

Causas y remedios para la criptoflorescencia

Las criptoflorescencias son debidas a las mismas causas que las eflorescencias con la diferencia que la recristalización de las sales disueltas tiene lugar en el interior de la obra afectada y no en su superficie, en la que nada se nota hasta producirse su destrucción.

– Remedios en la piedra

Hay que desprender completamente la parte desconchada y lavar bien la superficie nueva con agua clara y cepillarla varias veces.

Luego se labran una serie de ranuras de anclaje y se rellena el hueco con mortero formado por una parte y medio de cemento Portland con tres partes de cal grasa o hidráulica y doce partes de arena.

No conviene aumentar más la proporción de cemento porque éste introducirá nuevamente sales solubles en la piedra.

Si la parte afectada es bastante profunda, se mezclan al mortero de piedra previamente limpiados. Pueden añadirse al mortero colorante para imitar mejor el color de las demás piedras.

Si la piedra afectada es pequeña puede arrancarse del todo y sustituirse por otra nueva de la misma cantera. El mortero para las juntas bastará que tenga la proporción 1:3:12.

– Remedios en el ladrillo

Se pican los ladrillos dañados y se sustituyen por trozos de otros bien cocidos cuyo contenido en sales haya sido examinado previamente.

Si toda la superficie está atacada, el único remedio es enfoscarla, cuidando de picar antes ranuras en el muro para asegurar la adherencia del revestimiento.

– Remedios en el revestimiento

Se pican todas las zonas afectadas y se limpia minuciosamente el muro de escombros y polvo y se reviste nuevamente con mortero de cemento impermeable.

Prevención de la criptoflorescencia

Puede evitarse la ulterior formación de criptoflorescencia utilizando buenos materiales y aislando la obra de posibles penetraciones de humedades.

Se debe tener especial cuidado en no emplear morteros demasiado fuertes, pues contienen muchas sales solubles que al penetrar en los poros de los ladrillos o de las piedras dan lugar a la formación de criptoflorescencias.

Debe procurarse que la densidad del mortero sea equivalente a la del material empleado en la obra.

  • Para piedras de regular consistencia, lo mejor es emplear un mortero compuesto de una parte de cemento por tres de cal grasa y doce de arena.
  • Para fábricas de ladrillo, el mortero preferible será una parte de cemento por dos de cal grasa y nueve de arena.

La arena preferible para el mortero es la piedra triturada, pero puede emplearse sin miedo la de río, bien lavada, y la de mar, también bien lavada, cuyo contenido en sales no influye apenas, pues suele ser menor que el del cemento.

# Lesiones producidas por sulfatos

Sin llegar a la formación de eflorescencia y criptoflrescencia, las sales higroscópicas pueden producir otras lesiones.

Así los defectos producidos por sulfatos adquieren los aspectos siguientes:

1.- En las fábricas de ladrillo sin enfoscar, deformaciones y grietas en el paramento, debidas a la dilatación del mortero, rotura de los bordes de los ladrillos, deterioro superficial del mortero, como las causadas por las heladas, que luego continúa ocasionando una laminación de las juntas y, por último, grietas en el paramento.

2.- En muros enfoscados, acentuación de las grietas producidas por la contracción del enfoscado al secare y formación de grietas horizontales a lo largo de las juntas, grandes grietas horizontales y verticales en el enfoscado, apareciendo en algunos un abarquillamiento, desconchaduras y desprendimiento del enfoscado, apareciendo generalmente eflorescencias blancas en la superficie de los ladrillos expuestos.

– Causas

Estas lesiones se deben a la acción química entre los sulfatos contenidos en la fábrica y los aluminatos que contiene el cemento o las cales hidráulicas empleadas en el mortero y enfoscados, de la que resulta un nuevo compuesto que causa un incremento de volumen.

Dicha acción es más rápida en presencia de humedades.

Los sulfatos pueden estar contenidos en los ladrillos, especialmente en los poco cocidos y en las piedras. Pueden provenir también del suelo, disueltos en agua que sube por capilaridad, o estar contenidos en la atmósfera o en el agua de mar, los que contaminarían la fábrica.

Las lesiones citadas se manifiestan con mayor frecuencia en chimeneas, tapias, muros de contención, fábricas cubiertas con un enfoscado denso de cemento en el que se hayan producido grietas de retracción y en las inmediaciones de los bajantes de agua de lluvia de los muros.

– Remedios

  • Si las lesiones de los sulfatos se descubren al principio de producirse, se evitará su extensión eliminando las fuentes de humedad.
  • Se rejuntará o enfoscará de nuevo la parte afectada después de quitar todo enfoscado o mortero que no quedará bien adherido a la fábrica.

Los fustes de chimenea encorvados no pueden enderezarse, no hay más remedio que desmontarlos y volverlos a construir.

Como la humedad que facilita la formación de los sulfatos suele provenir en estos casos del agua de condensación en las campanas de las chimeneas, ésta se reduce aislando los conductos de humo o disponiendo ventiladores que fuercen el tiro.

– Prevenciones

En primer lugar debe evitarse en lo posible la formación de humedades. En todas las partes de obra en que deben esperarse humedades anormales (muros de contención, pozos registros, sótanos, etc.), solo deben emplearse ladrillos de bajo contenido en sulfatos (muy cocidos).

Las fábricas expuestas a las salpicaduras del agua de mar deben construirse con ladrillos densos y mortero de cemento.

No añadir nunca yeso a los morteros que contengan cemento Portland o cales hidráulicas (como hacen algunos constructores para varias la duración del fraguado).

No aplicar revestimientos ricos de cemento o ladrillos que contenga alta proporción de sulfatos, ya que en ellos se forman fácilmente grietas de retracción, por las que puede penetrar agua.

Las subidas de humos en las chimeneas domésticas, de combustibles sólidos, se construirán aisladas de los tabiques o muros que forman el fuste de la chimenea.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Criptoflorescencia En La Construcción”

Eflorescencia y Materiales Higroscópicos En La Construcción

eflorescencia_y_materiales_higroscopicosEn lo relacionado a la humedad atmosférica en la construcción hay que tener en cuenta la eflorescencia y materiales higroscópicos.

Como de todos es sabido, el aire contiene cantidades volubles de agua, cuya forma es la de vapor y a esto lo denominamos humedad atmosférica.

La humedad del aire es la agrupación de vapor de agua en el aire, es decir, la cantidad, o el número de moléculas, de vapor de agua por unidad de volumen de aire.

Este número podría variar entre el 0 y el 4 % del volumen. Esta diferenciación es debida a que el agua se puede presentar a las temperaturas habituales del planeta en los tres estados.

Eflorescencias y materiales higroscópicos: consideraciones…

# Materiales higroscópicos

Continuando con el contenido del anterior artículo, hay que considerar que además de la porosidad y de las grietas son causas de humedades los materiales higroscópicos empleados en la construcción de las paredes.

Estos materiales tienen las propiedades de absorber la humedad y de conservarla, impidiendo su libre evaporación a través de los poros.

Consisten principalmente en sales, como las contenidas en el agua del mar o en su arena, no debiéndose emplear ninguna de las dos en las obras, salvo la arena si se lava bien.

El peligro de estos materiales consiste en que, al absorber la humedad atmosférica, se disuelven y en esta forma se extiende y propaga al resto de las fábricas la causa absorbente.

Así, si se emplea arena de mar en los revocos, lo más probable será que la sal contenida en ella se propague a la fábrica, de donde será muy difícil eliminar.

# Eflorescencias

Una de las principales consecuencias de la higroscopocidad recibe el nombre de eflorescencias.

Son unas manchas, generalmente blancas, que aparecen frecuentemente en las superficies de los muros, tanto en los de piedra como en los de fábrica de ladrillo y en los revocos y enlucidos.

Son causas de estas manchas las sales solubles que contienen los materiales del muro o el terreno cercano y la presencia de humedad…

  • El agua disuelve dichas sales y las arrastra consigo a través del muro.
  • Al llegar a la superficie, el agua se evapora dejando como residuo las sales recristalizadas.
  • Estas son en su mayoría nitratos y sulfatos alcalinos y de magnesio y, menos frecuentemente, carbonatos.
  • Si entre ellas existen sales de hierro, las manchas aparecerán coloreadas con tono amarillento.
  • Si el agua contiene sustancias orgánicas procedentes, por ejemplo, de cuadras o establos, la recristalización produce el salitre (nitrato de sodio o de potasio) que no es más que un caso particular de las eflorescencias.

Más que la naturaleza de las sales conviene averiguar la procedencia de las mismas y la del agua que las disuelve y recristaliza en forma de eflorescencias.

Las sales suelen provenir de los materiales empleados, del suelo inmediato al muro y de contaminación atmosférica o del agua del mar.

La humedad puede proceder del suelo, a través de la cimentación, del agua empleada en la construcción, de reventones de canalones de desagües y cañerías, de pendientes insuficientes o mal dirigidas en los elementos en relieve.

Ensayos

Para determinar si los materiales contienen sales eflorescentes pueden realizarse los ensayos previos siguientes:

1.- Ladrillos o piedras

Se impregna por completo la pieza de ensayo de agua pura, mejor destilada, verticalmente en un recipiente plano en forma de platillo que se llena de agua hasta una altura de 10 a 15 milímetros y se renueva hasta que la pieza esté totalmente impregnada.

Si el ladrillo o la piedra contienen sales solubles, aparecerán eflorescencias blancas en la superficie de los mismos.

2.- Aglomerantes

El aglomerante, amasado con agua pura hasta adquirir consistencia de pasta fluida, se vierte en un vaso poroso de tierra cocida.

Este vaso se coloca en un recipiente plano, lleno de agua, al igual que en el ensayo anterior.

Si contiene sales solubles, la disolución originada ascenderá por capilaridad por las paredes del vaso y las eflorescencias coronarán su borde.

Si éstas son muy tenues o sólo aparece un ligero velo blanco, el aglomerante puede utilizarse tranquilamente.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Eflorescencia y Materiales Higroscópicos En La Construcción”

Humedad Atmosférica Aplicada En La Construcción

Humedad atmosferica en la construccionHablamos de humedad atmosférica, cuando la mayor parte de un edificio, toda la que se eleva por encima del suelo, se halla en contacto íntimo con la atmósfera.

Esta contiene una cantidad variable de humedad en forma de vapor de agua, dependiente del clima, de las estaciones del año y del tiempo distinto en el transcurso de los días o de las horas.

Esta humedad se transmite a los materiales más o menos porosos que componen los muros exteriores y cubierta del edificio, tratando de establecer constantemente un equilibrio higrométrico.

  • Así, en días húmedos y durante las lluvias y nevadas, la humedad de la atmósfera penetra en los poros de las piedras, ladrillos y morteros, hasta saturarlos de agua.
  • Contrariamente, en días secos y de sol, la atmósfera absorberá la humedad contenida en los muros produciendo su evaporación.

Humedad atmosférica infiltrada y de condensación

No solo se produce humedad en el interior de las casas por infiltración de la exterior de la atmósfera.

También la procedente de la atmósfera interior puede condensarse en los paramentos interiores de los muros exteriores o de los techos, y resulta a veces dictaminar si la humedad se debe a una u otra causa.

Humedad atmosferica construccion

Salvo casos excepcionales, puede decirse que…

  • La humedad debida a condensaciones suele producirse antes de llover o después de lluvias muy ligeras, sobre todo en cambios de tiempo de un frio fuerte en templado y húmedo.
  • La debida a infiltraciones sólo ocurre después de fuertes lluvias y se manifiestan más pronunciadas en las partes altas de las casas, menos en los sitios protegidos por aleros y cornisas.

Estas humedades suelen ser difíciles de eliminar, mientras que las primeras desaparecen rápidamente con buena ventilación.

La humedad infiltrada se acrecienta con las precipitaciones que en forma de lluvia, granizo y nieve, ayudadas por el viento, penetran profundamente en los poros de los materiales en donde producen las lesiones y defectos característicos de la humedad.

Estos defectos perniciosos pueden resumirse en los siguientes:

  • Infiltración general a través de muros y cubierta, con formación de goteras, hasta hacer la casa inhabitable.
  • Formación de manchas de humedad y de eflorescencias.
  • Desconchamiento de ladrillos y morteros debidos a heladas, criptoflorescencias y otras acciones químicas.
  • Putrefacción de maderas, corrosiones y oxidación de metales, etc.

Infiltración general

La infiltración general a través de las paredes puede producirse en manchas de menor o mayor extensión, o afectar a toda la casa y ser tan intensa que ésta resulte prácticamente inhabitable.

La humedad de la atmósfera y, en mayor cuantía, la lluvia impulsada por el viento, penetra a través de los poros de los materiales o a través de grietas capilares de diversa procedencia, generalmente causadas por falta de adherencia de los diversos elementos de la obra o por la contracción del mortero después de su fraguado al secarse.

La porosidad de los materiales es más bien una ventaja que un inconveniente, ya que si el agua penetra durante la lluvia en los poros, en lugar de deslizarse por la pared, es eliminada después por evaporación.

Las grietas son las verdaderas fuentes de humedades…

En cambio, las grietas son las verdaderas fuentes de humedades que hay que evitar a toda costa. Sobre todo en aquellos paramentos que presenten una superficie impermeable. Por ella se escurre el agua de lluvia hasta encontrar alguna grieta por la que pueda penetrar.

Una vez dentro de la pared, la superficie exterior impermeable impedirá la eliminación de la humedad por evaporación y el agua contenida en los poros del muro irá aumentando con lluvias sucesivas hasta que aparezcan en el paramento interior las terribles manchas de humedad.

Vemos pues que un revestimiento impermeable de los muros exteriores no suele resolver la cuestión de las infiltraciones, si no se consigue, al mismo tiempo, evitar en absoluto las grietas capilares, como muy difícil de conseguir.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Humedad Atmosférica Aplicada En La Construcción”

1 2 3 7